noticias
  • Empleabilidad

El presidente de Telefónica conversa con Xavier Niel, fundador de 42

José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica, conversa con Xavier Niel, fundador de 42, el disruptivo modelo educativo que acaba de aterrizar en Madrid de la mano de Telefónica. Sin profesores, sin aulas, sin programa, disponible las 24 horas y, sobre todo, gratuito. En esta entrevista, el empresario francés habla de los orígenes, los logros y las ambiciones de la escuela de programación que está revolucionando las reglas del aprendizaje y formando a miles de personas en una de las profesiones más demandadas.

Un campus abierto las 24 horas del día, práctico, flexible, centrado en el futuro y, sobre todo, accesible para todo el mundo. Así es 42, la innovadora escuela de programación que acaba de abrir sus puertas en Madrid y tiene previsto hacerlo también en Vizcaya, Barcelona, Málaga, Valencia y más ciudades de América Latina.

En una charla con José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica, el empresario francés Xavier Niel explica cómo surgió la idea de 42.

“La primera idea fue evitar tener profesores, así que inventamos el aprendizaje peer to peer (entre iguales). Cuando somos niños, aprendemos a hablar con nuestra familia, nuestros amigos, nuestros hermanos y es la misma idea para 42. Aprendes teniendo a alguien más y aprendes el lenguaje de programación hablando con la gente. Así que esta es la primera gran idea”.

“La segunda gran idea es que algunos jóvenes han dejado la escuela cuando tenían 12 años. Algunos de ellos tienen 40 años, no pueden encontrar trabajo, pero después de pasar por 42 tienen la oportunidad de encontrar un trabajo de verdad”.

La revolución tecnológica tan profunda que estamos viviendo exige una revolución educativa. Este es uno de los motivos que están detrás del éxito inmediato de 42 en Madrid, donde, en menos 48 horas, cuenta Álvarez-Pallete, llegaron más de 10.000 solicitudes.

Un dato impresionante, que no deja de sorprender al artífice de este proyecto.

“Al principio creamos algo con amigos y para nosotros fue una buena idea. La escuela estaba preparada para 1.000 estudiantes, que para nosotros ya era algo imposible y en dos o tres días ya teníamos 10.000 solicitudes en Francia. Al inicio, mucha gente vino y dijo “Es imposible, no funcionará…”, ¡pero funcionó!”

Pero ¿qué pasa después de 42? ¿Por qué merece la pena formarse en esta escuela?

Xavier Niel habla de la experiencia en Francia, país donde nació y se fue afianzando este método de aprendizaje centrado en una de las profesiones del futuro.

“Los curriculums son tan buenos que mucha gente deja la escuela antes de terminar. Después de un año en la escuela, encuentran un trabajo increíble muy bien pagado, así que dicen “está bien, gracias. Fue increíble, pero ahora tengo un trabajo”.

Pero 42 va mucho más allá de conseguir un buen empleo. Como destaca el presidente de Telefónica, 42 es, sobre todo, una herramienta de inclusión.

“Hacemos esto en Telefónica porque creemos que es nuestra misión que esta revolución tecnológica sea buena para todos. Por esta razón, debe ser inclusiva porque si no tenemos cuidado, puede ser exclusiva y eso es un riesgo para la sociedad y, por lo tanto, también para nosotros”.

Inclusiva y de carácter global, Xavier Niel explica qué hace concretamente 42 para acercar la tecnología a un número cada vez más amplio de personas.

“42 está abierto las 24 horas del día. Puedes venir en cualquier momento y hablar con los estudiantes y verás que estos chicos vienen de todas las partes del mundo. Porque estamos en Madrid, pero verás gente que viene de China, de los Estados Unidos, porque es más barato estudiar en 42 en Madrid que en Estados Unidos. Los estudiantes son completamente diferentes, de modo que la inclusión funciona bien en 42 al tener personas que vienen de todas las partes de la sociedad”.

“Y hay una cosa en la que nosotros trabajamos y sé que vosotros también y es el porcentaje de mujeres. Tenemos que trabajar más porque en la tecnología no tenemos suficientes mujeres”.

Xavier Niel cierra la entrevista hablando de 42 como de una idea “loca” que terminó superando todas sus expectativas y agradece a Telefónica el interés y el compromiso con la escuela.

“Cuando creamos 42 era algo pequeño para París, una idea loca. (…) Pero ahora es más loco por lo que estáis haciendo aquí en Madrid. Es completamente un sueño para mí tener a Telefónica para ayudarnos a tener más escuelas en otros lugares. Y estoy tan contento de que pudieras venir a París y nos visitaras y entendieras la escuela y en lugar de decir “ok es bonito, pero estamos haciendo otras cosas” volviste aquí y creasteis 42”.

“Como es un aprendizaje entre iguales, ellos son los que crean 42. A todos los estudiantes que pasen por aquí, sin ningún coste para ellos, les habréis cambiado la vida con esta oportunidad. Y al invertir en esto, estáis cambiando su vida completamente”.

José María Álvarez-Pallete: “Nuestra misión es que esta revolución tecnológica sea buena para todos”
José María Álvarez-Pallete: “Nuestra misión es que esta revolución tecnológica sea buena para todos”