noticias
  • Voluntariado

24 países, 18.000 participantes y 289 actividades online para llegar a quienes más lo necesitan. Este año, el Día Internacional del Voluntario Telefónica (DIVT) cambia de escenario, pasa de lo presencial a lo virtual, sin perder su esencia: ayudar y dar las gracias. En esta gran fiesta de la solidaridad, hablamos con Carlos Palacios, responsable global del programa Voluntarios Telefónica.

INTERACTIVO ‘GRACIAS, VOLUNTARIOS’   |   IR A LA WEB

En este tiempo de crisis sanitaria y social, la actividad de los Voluntarios Telefónica no ha parado. La tecnología y la digitalización les ha permitido llegar a todos los rincones y ayudar a los colectivos más vulnerables. El 2 de octubre de 2020, celebramos el Día Internacional del Voluntario Telefónica con mucha ilusión, llenos de palabras de agradecimiento para los Voluntarios por su labor y poniendo en valor la tecnología como herramienta para hacer un mundo mejor.

Solo en España, en esta fiesta de la solidaridad, hay 7.300 personas trabajando codo con codo con 64 entidades sociales para hacer posible 167 actividades virtuales. La temática sigue siendo de lo más variada: elaboración de kits solidarios, medioambiente, empleabilidad, competencias digitales, deporte inclusivo online, acompañamiento virtual y voluntariado en familia.

Con motivo de este día tan especial, Carlos Palacios nos cuenta cómo se han adaptado los Voluntarios Telefónica a esta crisis de la Covid-19 para poder seguir con su labor de ayudar a quienes más lo necesitan.

«El DIVT es una forma de celebrar nuestro compromiso social y nuestra participación como ciudadanos en el activismo social»

¿Qué supone para vosotros este día?

El DIVT es una fiesta, una celebración y, sobre todo, una forma de visibilizar la labor que hacen los Voluntarios de manera anónima durante los 365 días. Este año, además, es muy especial porque el voluntariado ha logrado canalizar las ganas de ayudar de todos los empleados del grupo, sus familias y conocidos. El voluntariado no se ha detenido, gracias a la tecnología y la digitalización hemos llegado a más personas. Debemos sentirnos muy orgullosos todos los Voluntarios porque nuestra actitud, nuestra actividad, nuestro tiempo y nuestra dedicación ha ayudado a muchos colectivos y entidades sociales durante esta crisis.

 

¿Cómo ha cambiado el programa Voluntarios Telefónica por la pandemia de la covid-19?

El 12 de marzo todos tuvimos que dar un giro radical porque nos encontramos confinados en casa. Para Voluntarios Telefónica esto supuso, simplemente, una aceleración de algo que ya estábamos haciendo: llevar el mundo digital al voluntariado. La pandemia, al principio, nos noqueó un poco a todos pero el programa estaba preparado para poder responder independientemente de la presencia física o no.

«El voluntariado no ha parado. Nuestros Voluntarios han seguido ayudando a que nadie se quede atrás»

¿Qué ha sido lo más difícil de este cambio?

Quizás lo más difícil fue el primer momento, cambiar la mentalidad y la actitud, pero a partir de ahí nuestros Voluntarios respondieron de una manera importantísima. Por desgracia, también fue complicado el nivel de digitalización de algunas entidades sociales y colectivos, que era bastante bajo. Pero esa ha sido una parte importante de nuestra labor, ayudarles a ser más tecnológicos.

 

¿Y la parte más positiva?

Lo más positivo de este cambio es, por ejemplo, que más de 5.000 personas han donado dinero para Banco de Alimentos. Más de 4.000 en España y más de 5.000 en Latinoamérica han seguido colaborando con el voluntariado de Telefónica, y hemos podido ayudar a más de 400.000 personas de manera directa. Lo más positivo es que el voluntariado no ha parado, que hemos estado ahí, que nuestros Voluntarios han seguido representado los valores del grupo y que hemos ayudado a que nadie se quede atrás en una época, que por desgracia, ha dejado abandonada a mucha gente.

 

¿Cómo ves el voluntariado en un futuro no muy lejano?

El voluntariado del futuro ha aprendido que la tecnología es una herramienta más y que la presencialidad no es fundamental. Hemos aprendido que el voluntariado, independientemente de la vía o herramienta por la que se haga, es ayudar, colaborar, dar oportunidades a los demás y estar cerca de las personas vulnerables. El voluntariado, a partir de ahora, será híbrido, no diferenciará entre lo virtual y lo presencial, se moverá solamente por la ayuda a los demás.

«El voluntariado, a partir de ahora, no diferenciará entre lo virtual y lo presencial»

¿Y para ti, qué ha supuesto este tiempo de voluntariado durante la pandemia?

Como responsable global del programa Voluntarios Telefónica, me he sentido absolutamente agradecido de lo que los empleados del grupo han hecho. La respuesta inmediata de miles y miles de personas me ha dejado absolutamente sorprendido. Me he sentido muy orgulloso de trabajar en Telefónica y de mis compañeros, del grupo humano que somos. Personalmente, me he sentido muy responsable de estar haciendo algo grande. Y no lo he hecho yo, lo ha hecho gente anónima. Siempre me gusta decir que para mí es una lección de vida lo que muchas personas hacen por los demás.

 

¿Unas palabras para los Voluntarios?

Gracias por ayudar y gracias por representar lo que somos. Gracias por enseñarnos una forma distinta de entender la sociedad y por representar lo más profundo del ser humano: la ayuda y el colaborar con el otro. Dirigir un programa como este es absolutamente fantástico cuando hay gente como los Voluntarios detrás. ¡Gracias, gracias y muchas gracias!

Carlos Palacios: «Gracias a la tecnología y la digitalización hemos llegado a más personas»
Carlos Palacios: «Gracias a la tecnología y la digitalización hemos llegado a más personas»