España
noticias
  • Cultura digital

Una década promoviendo el pensamiento crítico, al compás de los desafíos que nos depara el futuro y de la mano de la sociedad.

#ConectaConocimiento

Carmen Morenés, directora general de Fundación Telefónica, y Pablo Gonzalo, responsable del área de Conocimiento y Cultura, nos comparten sus impresiones, recuerdos y anécdotas de los 10 años de Espacio Fundación Telefónica como centro de referencia cultural y de divulgación.

Espacio Fundación Telefónica, un centro de referencia para el Conocimiento y la Cultura, nace en 2012 con el objetivo de convertirse en un espacio emblemático en el que hacer de la cultura digital un agente de transformación social.

💭 ¿Objetivo cumplido? ¿Cómo valoráis estos 10 años de actividad, #ConectandoConocimiento, en el epicentro cultural de la capital madrileña?

-Carmen Morenés (C.M.): Hace 10 años nacimos con mucha ilusión y un objetivo muy claro: fomentar el debate y el intercambio de ideas en la sociedad abriendo las puertas a todo el mundo desde este espacio, en un edificio emblemático ubicado en el centro de Madrid. Nuestra vocación se ha ido consolidando y hemos ido creciendo y evolucionando al ritmo en que se ha transformado la propia la sociedad. Hoy, seguimos fomentando el diálogo, el análisis y la reflexión, ampliando la llegada a través de la tecnología y sus múltiples posibilidades. Me siento orgullosa de estos 10 años en los que hemos conectado conocimiento, personas, proyectos e ideas de la mano de los mejores divulgadores, pensadores, tecnólogos, artistas, científicos, investigadores, educadores, filósofos, escritores, … 10 años en los que hemos trabajado a favor de una sociedad más inclusiva, más informada, creando un espacio para todas las ideas y todas las personas con el fin de afrontar juntos los nuevos retos de la transformación social y digital.

Así que por todo esto, creo que puedo decir que hemos cumplido nuestro objetivo y seguiremos creciendo al compás de los nuevos desafíos que nos depara el futuro de la mano de toda la sociedad.

💭 ¿Cuál consideras que es el papel y el fin último de un espacio para la cultura digital en nuestras sociedades actuales? ¿el actual papel de Espacio Fundación Telefónica?

-C.M. Un centro como el nuestro es un espacio abierto al público para conectar a las personas con el conocimiento. Un lugar de referencia para cualquiera que quiera aprender y entender qué significa vivir en un mundo digital y sus avances. Fomentamos el análisis y el pensamiento crítico para construir la sociedad del futuro, con lo digital como aliado. Un espacio de debate, reflexión, dedicado a anticipar tendencias que nos permitan afrontar mejor los desafíos futuros. Un lugar donde dar voz a expertos y pensadores fundamentales en el contexto nacional e internacional para amplificar sus ideas, comprender el mundo actual y construir el futuro. A través de nuestros foros de pensamiento, encuentros, exposiciones y talleres educativos, hemos querido liderar el debate social, educativo, cultural, tecnológico, sobre las ideas que están cambiando el mundo, imaginando futuros posibles, siempre con ayuda de otras entidades y personas. Un futuro, pero también un presente, en el que aprendamos a reflexionar, a escuchar mejor, a estar cada vez más conectados. Un futuro y un presente en el que intentemos construir un mundo mejor, en el que consigamos reducir todas y cada una las brechas que amenazan a la sociedad ya sean brechas digitales, sociales, educativas, y también las que afectan a la formación y la nueva empleabilidad.

💭 La cultura y el conocimiento son imprescindibles para la consecución de una sociedad mejor, más justa y más humana. ¿Qué herramientas y proyectos se han llevado a cabo para posibilitar un Espacio Fundación Telefónica Inclusivo que apuesta por la accesibilidad y la inclusión?

-C.M. En estos 10 años han sido muchas las iniciativas puestas en marcha para disminuir la brecha social y construir un futuro inclusivo. Por ejemplo, sin ir más lejos y centrándonos en la actualidad, tenemos un proyecto precioso, #EmpowerParents, que facilita el acceso al conocimiento y la cultura digital a familias con niños con trastorno del espectro autista. Otro ejemplo es la colaboración con el Ayuntamiento de Madrid con el programa de acción cultural 21 Distritos para promover en Madrid las vocaciones científicas y tecnológicas, con diversas actividades gratuitas y presenciales para todas las edades. Además, en cada una de nuestras iniciativas, exposiciones, debates y actividades educativas, ponemos el foco en la divulgación y el aprendizaje para todos los públicos. Un espacio con una programación abierta, inclusiva, diversa y gratuita para no dejar a nadie a nadie atrás.

Otro ejemplo son nuestras exposiciones, siempre ligadas a la evolución de la sociedad y a buscar respuestas a los retos de cada momento. Hace apenas dos semanas, clausuramos la exposición La gran imaginación. Historias del futuro, una muestra que partiendo de cómo y por qué se concibió el futuro en el pasado, planteaba soluciones y alternativas más justas para el mundo que está por venir. El hilo conductor de todas nuestras actividades durante estos 10 años ha sido la tecnología, una herramienta clave de nuestro ADN como compañía. Creemos firmemente que la tecnología mejora la vida de las personas, porque las habilita y conecta con el progreso social.

💭 El Observatorio de la Cultura destacó a Fundación Telefónica en su informe sobre ‘Lo mejor de la cultura 2021’ como la tercera entidad en propuestas de cultura digital (tras Filmin y el Museo del Prado) más destacada a nivel nacional, escalando 12 puestos desde el último año. Un gran reconocimiento a un gran trabajo. Ahora lo digital forma parte de todo lo que hacemos. ¿Qué ventajas, buenas nuevas y posibilidades ha ofrecido al Espacio la tecnología y la apertura digital?

-C.M. Siempre nos hemos preocupado por analizar cómo la digitalización afecta a nuestras vidas y por explorar las oportunidades que ofrece en el ámbito de la creatividad y la cultura. Lo hemos hecho porque formamos parte de una telco con un foco claramente digital, como es Telefónica, y porque estábamos convencidos de que la digitalización está cambiando la sociedad en todos los ámbitos. Ya lo era antes de la pandemia, pero la irrupción del COVID no hizo sino acelerar este proceso y, sobre todo, sensibilizar a toda la sociedad sobre su importancia.

En el ámbito de lo digital hemos trabajado en dos ejes. Por un lado, aprovechar todo el potencial de las herramientas digitales para transmitir nuestros contenidos y hacerlos accesibles a todo el mundo. Empezamos este proceso de forma más intensa a partir de 2017, y nos ha permitido ampliar nuestra audiencia de una manera exponencial, desde los 2 millones de personas a las que llegábamos en ese año, hasta los 13,7 millones de personas de audiencia con los que cerramos el curso pasado.

El segundo eje ha sido tratar de mostrar las inmensas posibilidades de la digitalización y también generar debates y diálogos sobre los retos y asimetrías que puede generar en la sociedad, y de qué manera podemos buscar solucionarlas de manera que no dejemos a nadie al margen. En el ámbito expositivo podría destacar las muestras dedicadas a la robótica, la impresión 3D, la inteligencia artificial, los videojuegos y un largo etcétera. Y también, por supuesto, la línea que venimos dedicando a artistas y creadores que se expresan a través de la tecnología, como Jennifer Steinkamp, Joanie Lemercier, el colectivo japonés Teamlab, o la exposición de Liam Young que inauguramos este mes.

«Aprovechamos todo el potencial de las herramientas digitales para transmitir y hacer accesibles todos nuestros contenidos».

(Carmen Morenés)

En el ámbito del debate y las ideas, hemos impulsado proyectos como el Informe sobre la Sociedad Digital, que es un termómetro del avance de las tendencias digitales en España, la Revista Telos, que es una referencia en cuanto al pensamiento y el debate sobre las humanidades digitales, o el encuentro EnlightED, en el que junto con grandes socios como IE University, South Summit y Fundación La Caixa, generamos un encuentro donde se dialoga sobre un tema tan importante como es la educación, la empleabilidad, la innovación y la formación en un mundo digital.

💭 Más cultura, más conocimiento, más digital. Las exposiciones ya no solo suceden en las salas. Experiencias interactivas, virtuales, nuevas narrativas completan la experiencia expositiva, amplifican las sensaciones que el arte produce en el espectador, amplían el contexto de las obras y democratizan el acceso al arte. ¿Se seguirá con esta nueva apuesta por la museografía digital?

-Pablo Gonzalo (P.G.) Sí, yo creo que es una tendencia imparable y también creo que vivimos en un momento apasionante en el que se está experimentando con todo este tipo de nuevas posibilidades porque se abren un montón de caminos y posibilidades que no sabemos todavía a dónde nos van a llevar. Me parece que merece mucho la pena experimentar en este sentido precisamente por las cuestiones que apuntas: se están generando proyectos que enriquecen la experiencia de acceso al conocimiento y a la cultura, que la hacen más rica y profunda, y también que permiten hacerla más accesible a todos los públicos, algo que es fundamental para nuestra labor social, puesto que nos permiten ser más divulgativos e inclusivos.

Ahora mismo todos estamos pensando en las experiencias inmersivas, que están experimentando un auge tremendo, pero no es solo eso. En el Espacio hemos podido ver desde hace ya algunos años muestras que mezclaban el videomapping con la proyección audiovisual como el caso de Lemercier, o experiencias como la de Teamlab, que además de ser inmersivas permitían al visitante interactuar con la propia obra. En el campo de las nuevas narrativas, por ejemplo, hemos trabajado mucho con el formato podcast para ampliar los contenidos de la exposición y proyectarlos más allá del espacio físico, de forma que cualquiera pueda acceder a una experiencia complementaria: lo hicimos ya en 2018 con ‘Marte: la conquista de un sueño’, y posteriormente con ‘Curiosidad radical. En la órbita de Buckminster Fuller’ en 2020. La experiencia más reciente ha sido con ‘Color: El conocimiento de lo invisible’, que además ha sido un caso especial porque ha generado un producto basado en la exposición, pero que tiene sentido y vida en si mismo: el ciclo ‘Sinestesia’, que fue a la vez un podcast y un ciclo de conferencias.

💭 El Día Internacional de los Museos 2021 invitaba a los museos, a sus profesionales y a las comunidades a crear, imaginar y compartir nuevas prácticas de (co)creación de valor, nuevos modelos de negocio para las instituciones culturales y soluciones innovadoras para los retos sociales, económicos y medioambientales del presente. Los museos son socios estratégicos en la implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas. ¿Qué papel ocupa la sostenibilidad en la programación, la producción de proyectos artísticos, en el ideario de Espacio Fundación Telefónica?

-P.G. La verdad es que el concepto de sostenibilidad ha evolucionado mucho en los últimos años, desde una perspectiva inicial a menudo remitía solo a lo económico, posteriormente incorporó el aspecto medio ambiental y ahora ha incluido también la responsabilidad y el compromiso social. Me parece que se ha convertido en una manera de definir cómo las organizaciones se comprometen de manera integral con la sociedad y el entorno en el que operan y se preocupan no solo de sus fines empresariales o fundacionales, sino también de como impacta su actividad en la sociedad y en el planeta de una manera más amplia. Desde Telefónica siempre se ha tenido una mirada comprometida con el progreso social que se origina en la labor empresarial de la compañía pero que la trasciende. No es algo nuevo para nosotros, pero quizás ahora se ha definido de una manera más precisa esta mirada y este compromiso y eso hace que todos rememos en la misma dirección y estemos más concienciados.

Nuestro presidente, José María Álvarez-Pallete, suele hacer hincapié en tres ideas clave para un progreso sostenible e inclusivo, que son la digitalización, el desarrollo social y el respeto al medioambiente. Sobre estas ideas pivota el compromiso de Telefónica y también el de la Fundación. Creemos que el proceso de digitalización que estamos viviendo es una revolución equiparable a la revolución industrial con un potencial transformador mucho mayor, pero también sabemos que todo proceso acelerado de cambio genera asimetrías en la sociedad. Se producen desigualdades entre aquellos que se adaptan y los que tienen más dificultades, entre los que acceden a los nuevos empleos que se generan, en contraste con los que ven que sus empleos desaparecen, etc, etc… Uno de los aspectos en los que se enfoca la Fundación es precisamente en tratar de comprender bien estos procesos, sensibilizar a la sociedad sobre sus oportunidades y sus riesgos y, además, tratar de contribuir con programas concretos a la reducción de las desigualdades más críticas.

Algunos aprendizajes de estos dos últimos años tan duros, con una crisis sanitaria, social, que afectó, también y de forma concreta al mundo de la cultura, y a nuestro centro cultural.

“Hacer accesible el conocimiento y la cultura es algo fundamental para nuestra labor social, nos permite ser más divulgativos e inclusivos”.

(Pablo Gonzalo)

La trayectoria del Espacio Fundación Telefónica ha estado llena de esfuerzo, de ilusión y de aprendizajes. Mi aprendizaje más importante en estos últimos 10 años tiene que ver con la importancia de las personas, del equipo humano del Espacio, de toda la Fundación y de Telefónica. Este equipo humano puso en marcha el Espacio Fundación Telefónica hace 10 años prácticamente desde cero, y eso fue una tarea llena de incertidumbre y dificultades. Pero se hizo con mucha ilusión, profesionalidad y compromiso, y gracias a esto nos hemos convertido en uno de los lugares de referencia para todo aquel que está interesado en el conocimiento y la cultura digital.

Después vino el proceso de digitalización que nos permitió proyectar nuestros contenidos más allá de los límites físicos y geográficos de nuestra sede, y que además fue clave para poder seguir funcionando durante el confinamiento y durante muchos de los meses posteriores. Durante esa época, de nuevo las personas, el equipo humano fue la clave para solventar todos los problemas que nos fuimos encontrando. Teníamos una buena base digital, pero no es lo mismo tener los canales online como apoyo, que el hecho de que se conviertan en tu única ventana al exterior, y eso supuso un esfuerzo muy importante de adaptación, aprendizaje y resiliencia.

Por otro lado, también tuvimos que cerrar el espacio físico y luego reabrirlo, y ahí aprendimos que es mucho más fácil cerrar que reabrir. Tuvimos que replantearnos muchas cosas, con no poco grado de complejidad e incertidumbre, pero conseguimos reabrir con todas las medidas de seguridad y manteniendo los niveles de satisfacción del público en un 9 sobre 10, algo de lo que estamos muy orgullosos puesto que nuestro objetivo fundamental era el bienestar de nuestros visitantes.

Para finalizar, yo diría que la otra gran enseñanza es la necesidad de colaborar y forjar alianzas. Esto es importante en todos los ámbitos, pero para las organizaciones que trabajamos para mejorar la sociedad creo que es inexcusable. Decía Machado una frase que nos encanta y creo que resume bien esta idea: “En cuestiones de cultura y de saber, sólo se pierde lo que se guarda, sólo se gana lo que se da”.

💭 Una década con multitud de eventos, experiencias, encuentros… una enorme e intensa actividad. ¿Qué invitados, invitadas al auditorio recuerdas con más ilusión durante todos estos años? ¿Alguna anécdota personal con alguno de ellos que quieras compartir?

-P.G. Es difícil destacar unos por encima de los demás. Realmente en estos años el principal valor que creo que hemos aportado a la sociedad ha sido la posibilidad de compartir el conocimiento y las ideas de todas las personas que han pasado por el Espacio y, en este sentido, destacaría el altísimo nivel de todos ellos y también la pluralidad de visiones y disciplinas, que es un elemento que nos parece clave.

Como curiosidad, si nos centramos en el prestigio de nuestros invitados, puedo destacar que entre los cientos de expertos y expertas que nos han acompañado hemos contado con seis premios Nobel, cuatro premios Cervantes, 9 premios Pulitzer, y veintiún premios Princesa de Asturias.

Respecto a la diversidad, como decía antes, para nosotros también es un elemento que hemos cuidado mucho. Nos parece que el conocimiento no tiene fronteras, ni se organiza por compartimentos estancos, sino que se enriquece y prospera a través de la diversidad y la hibridación de diferentes disciplinas. Por eso nos han acompañado premios Nobel de literatura como Vargas Llosa o Coetzee, científicos como Ignacio Cirac, Jane Goodall o María Blasco, pensadores como Yuval Noah Harari, Jared Diamond o Michael Sadel, o tecnólogos como Max Tegmark, Richard Stallman o Cathy O’Neill.

En estos 10 años han pasado muchas cosas, pero una de las últimas anécdotas que recuerdo sucedió cuando retomamos nuestra actividad después del confinamiento. Lo hicimos online y en tiempo récord, solo pasaron unos veinte días después de que se declarara el Estado de alarma en España. Quisimos comenzar con un ciclo de encuentros que titulamos Repensando el Mañana, cuyo objetivo era arrojar luz sobre el impacto de la pandemia y, sobre todo, sobre los aprendizajes que debíamos obtener para el futuro. El primer encuentro fue con dos de los sociólogos más aclamados del mundo. Saskia Sassen, Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales 2013, y Richard Sennett, profesor de Sociología en el MIT y de Humanidades en la Universidad de Nueva York. La parte divertida es que ellos son pareja y también estaban confinados en su casa de Londres, así que hicimos el encuentro y la charla online con ellos dos juntos desde el salón de su casa. Fue una situación bastante surrealista, muy acorde con los tiempos que estábamos viviendo.

💭 ¿Qué futuro o futuros imaginas para Espacio Fundación Telefónica?

-P.G. Nos vamos a seguir guiando por nuestros valores, que nos deben llevar a un Espacio aún más abierto a todos, más inclusivo, en el que podamos sensibilizar a la sociedad sobre las inmensas oportunidades de la revolución digital, generando un conocimiento relevante para entender los tiempos en los que estamos viviendo y compartiendo las expresiones más punteras de la cultura digital.

Creemos mucho en la capacidad del conocimiento y la cultura para transformar la sociedad, pero eso solo se consigue si lo ponemos al alcance de todo el mundo de una forma inclusiva, y en ello nos seguiremos esforzando cada día.

💭 ¿Nos puedes adelantar brevemente algún proyecto expositivo, alguna publicación, algún nuevo ciclo relevante para los próximos meses?

-P.G. Acabamos de inaugurar el proyecto expositivo de Liam Young, un cineasta y creador digital que trabaja creando mundos virtuales en los que reflexiona sobre los principales retos del planeta y cerraremos el año con otro proyecto sobre el cerebro humano, que coproducimos junto al CCCB. En noviembre podría destacar también EnlightED, que es nuestro gran encuentro anual sobre la educación, la empleabilidad, la innovación y la formación en un mundo digital que mencioné anteriormente y que este año retomamos en presencial. También hay que destacar los dos monográficos que dedicaremos en nuestra revista Telos: el primero a la escritura, analizando su historia desde Mesopotamia hasta el código y la IA, y el segundo en el que trataremos el futuro del trabajo y el empleo.

Hay otro hito para el que queda algo más, pero no me resisto a mencionarlo, que es el centenario de Telefónica, que se celebra en 2024. Es una fecha tremendamente especial para nosotros en la que toda la Compañía se va a volcar para compartir y celebrar con la sociedad todo lo que hemos conseguido y, sobre todo, lo que está por venir. Desde Fundación Telefónica participaremos en esta celebración y tenemos mucha ilusión en hacer grandes cosas en el Espacio para que todo el mundo lo pueda disfrutar.

Estos algunos de los grandes hitos, pero prácticamente cualquier día de la semana están pasando cosas y me gustaría invitar a todos a disfrutarlas y compartirlas con nosotros.

“En cuestiones de cultura y saber, sólo se pierde lo que se guarda, sólo se gana lo que se da”.

(Antonio Machado)

 

Title

Una década de #ConectaConocimiento

GRANDES MOMENTOS, GRANDES PERSONAJES. Recopilamos algunos recuerdos (¡han sido muchos!) de estos 10 años de grandes momentos con cientos, miles, de referentes nacionales e internacionales. Expertos en cultura digital, arte, literatura, pensadores, tecnólogos, científicos… Entre todos y todas nos han ayudado a componer el collage de lo que es hoy el mundo y la cultura digital.

 

EN PRIMERA PERSONA, DESDE EL ESPACIO. Tres de los protagonistas que han hecho posible esta década plagada de cultura digital, innovación, reflexión, debate y conocimiento, comparten anécdotas, recuerdos y experiencias… Charlamos en primera persona con Andrés Pérez Perruca, María Brancós y Alicia Carabias.

 

10 AÑOS PERSIGUIENDO RETOS. Y analizando los nuevos desafíos de la era digital, en busca de soluciones globales para poder conectar a las personas y así evitar que nadie se quede atrás. 10 años promoviendo y fomentando el pensamiento reposado y el análisis de las transformaciones sociales y tecnológicas.

 

Espacio, 10 años como referente en cultura digital, innovación y conocimiento
Espacio, 10 años como referente en cultura digital, innovación y conocimiento