‘Terry O ‘Neill. El Rostro de las Leyendas’

Espacio Cultural MIRA. Pozuelo de Alarcón (Madrid)
 

Selección de 66 fotografías en color y blanco y negro que el autor británico realizó a las grandes estrellas de Hollywood en los últimos 60 años.

3 febrero - 6 marzo de 2016

Espacio Cultural MIRA. Pozuelo de Alarcón (Madrid)

“Terry O’Neill. El rostro de las leyendas” es la muestra de 66 imágenes en blanco y negro y en color producida por Fundación Telefónica, con obras del gran fotógrafo británico de los mitos del cine, la música y la moda de la segunda mitad del siglo XX y que se exhibe en el Espacio Cultural MIRA del Ayuntamiento de Pozuelo de Alarcón.

La exposición, comisariada por Cristina Carrillo de Albornoz, contiene algunas de las fotografías más célebres de Terry O’Neill, quien ha centrado su carrera en el retrato, documentando así los momentos más intimistas y naturales de los grandes mitos del cine de los últimos 60 años, los grupos de pop y rock que marcaron tendencia musical en los 60 y 70 y las figuras de la moda, sobre todo, de los 90.

“Terry O’Neill. El rostro de las leyendas” ha sido inaugurada hoy por la alcaldesa de la localidad madrileña, Susana Pérez Quislant, y la responsable de Exposiciones y Colecciones de Fundación Telefónica, Laura Fernández Orgaz.

‘La cámara de 35 mm. me permitía tomar las fotos de manera más espontánea, discreta y directa.’

El estilo natural e inconfundible de O’Neill nace de la conjunción de dos factores: el uso de la cámara de 35 mm., mucho más ligera y cómoda de manejar que las habituales de la época, y el acceso excepcional a los fotografiados, con los que pasaba días enteros como si fuera uno de ellos: “Todos los fotógrafos utilizaban aún las aparatosas cámaras con grandes planchas. Yo iba con mi pequeña cámara de 35 mm. que muy pocos conocían y que había comprado en Fleet Street. Esa cámara, que me permitía tomar las fotos de manera más espontánea, discreta y directa, fue como una puerta de bienvenida a la fama”.

Según O’Neill, hay tres reglas imprescindibles para ser un gran fotógrafo: ser lo más invisible posible, tener una gran paciencia y saber combinar una gran discreción con unas grandes dotes de relaciones públicas.

Terry O’Neill

Del Londres del swinging a los astros de Hollywood

El Londres del swinging de la década de los años 60, en plena efervescencia cultural y social, fue documentado y vivido por varios fotógrafos de la época, entre los que se encontraba Terry O’Neill junto a Terence Donovan o David Bailey. En 1963 realizó la primera fotografía de los Beatles para el periódico Daily Sketch en el patio trasero de los estudios de Abbey Road, donde el grupo grababa su primer disco, ‘Please, please’. Además de ser la primera fotografía de los Beatles que se publicaba en prensa, también fue la primera vez que un grupo aparecía en la portada de un periódico británico. La tirada se agotó. A esta fotografía, le sucedieron muchas otras de grupos musicales de la época que empezaban a despegar como los Rolling Stones, David Bowie o Elton John o supermodelos como Jean Shrimpton o Twiggy, estrellas femeninas que poseían “una personalidad y carisma excepcionales”, según O’Neill.

Cuando O’Neill tenía veintiséis años, decidió ir a Hollywood a retratar a las grandes estrellas. Con la ayuda de sus amigos Michael Caine y Richard Burton, O’Neill se introdujo en el mundo del cine y retrató a Clint Eastwood, Paul Newman, Groucho Marx, Ava Gardner, Steve McQueen y a la que fue su mujer, la actriz Faye Dunaway. Los astros de la gran pantalla fueron recogidos por la mirada de O’Neill y formaron parte incluso de su círculo personal. Pero el más retratado a lo largo de su trayectoria artística fue el cantante Frank Sinatra, a quien fotografió durante 30 años, desde su primer encuentro en Miami, durante el rodaje de ‘La mujer de cemento’ (Lady in Cement, 1968).

Terry O’Neill

Terry O’Neill (Londres, 1938) comenzó su carrera en el departamento de fotografía de British Airways en el aeropuerto de Heathrow en Londres, donde retrataba a los viajeros que llegaban al país. En 1959 empezó a trabajar para el periódico Daily Sketch en Fleet Street y su primer encargo fotográfico fue Lawrence Olivier.

A partir de ahí, retrató los inicios de las grandes bandas de pop y rock de los 60 en Inglaterra. Después, inició en Hollywood una carrera como fotógrafo profesional que le permitió acercarse a los grandes del cine y retratarles con un estilo que le ha caracterizado a lo largo de su trayectoria.

Terry ha sido galardonado con la medalla de The Royal Society’s Centenary en 2011 “en reconocimiento a su importante contribución al arte de la fotografía”. El fotógrafo ha producido portadas para medios como Time, Stern, Paris Match, The Sunday Times Magazine, Vanity Fair y muchas otras publicaciones a lo largo de las seis décadas de trayectoria profesional, además de haber creado pósters para el cine y portadas de álbumes que se han convertido en iconos.

En la actualidad, su trabajo se exhibe en galerías nacionales y colecciones privadas de todo el mundo y promueve los premios internacionales de fotoperiodismo que llevan su nombre.