Un año de ilusión, trabajo e innovación

Termina una nueva edición del Premio Fundación Telefónica de Innovación Educativa y es momento de hacer balance de lo que ha ocurrido a lo largo del año.

Pablo Gonzalo, responsable global del Premio Fundación Telefónica de Innovación Educativa

Pablo Gonzalo, responsable global del Premio Fundación Telefónica de Innovación Educativa




 

Madrid, 08 de enero de 2013.- En esta edición del Premio ha habido algunas novedades que tenían el objetivo de hacer un Premio mejor, que fuera una herramienta más eficaz para impulsar la innovación educativa. También ha habido cosas que no han cambiado: sobre todo la ilusión y el esfuerzo de los miles de profesores que han participado, y también el trabajo intenso que hemos intentado hacer desde Fundación Telefónica para evaluar todos los trabajos con la mayor rigurosidad y escoger aquellos más innovadores.

 

Nuestro objetivo: impulsar la innovación

La tarea de cambiar la educación para que transite hacia la realidad del siglo XXI es inmensa y, sin duda, debe ser un esfuerzo compartido. Instituciones y gobiernos están trabajando en todo el mundo para impulsar el proceso tratando de incidir en los sistemas educativos a través de la legislación, la formación de los profesores, la sensibilización de toda la sociedad, la implicación de las empresas, etc. Es un trabajo que dará frutos muy lentamente, pero que sin duda es imprescindible.

Desde Fundación Telefónica, con el Premio de Innovación, hemos decidido aportar nuestro grano de arena mirando a los docentes. Sabemos que en todo el mundo hay docentes que, en grupo o de forma individual, están llevando a cabo proyectos innovadores. Son profesionales cargados de ilusión y de talento que están modificando la forma de enseñar y aprender en sus aulas. Nuestro objetivo a través del Premio es tratar de identificar a esos docentes, ofrecerles una motivación adicional, reconocer su trabajo y compartirlo con el resto de la comunidad educativa, para que el “virus de la innovación” se extienda poco a poco.

 

Pensamos en la tecnología como una herramienta al servicio del proceso pedagógico

Desde el Premio pensamos que la tecnología no es requisito suficiente, ni siquiera necesario, para la innovación. Lo que es necesario para que ésta se produzca es el impulso de la creatividad para hacer las cosas de una forma diferente, mejor y más útil, siendo la tecnología una herramienta que, sin duda, es de gran utilidad en el proceso. Por esta razón incorporamos en las bases de participación y en los criterios de evaluación la referencia al modelo TPACK. Esta metodología promueve que solo se producirá una correcta integración de la tecnología en el proceso educativo cuando exista una coherencia entre los contenidos curriculares, la metodología pedagógica y las herramientas tecnológicas. Propugna que el docente inicie un proceso de reflexión partiendo de los contenidos que pretende transmitir, para después seleccionar la metodología pedagógica más adecuada y, una vez hecho esto, escoja las herramientas tecnológicas más convenientes para facilitar el proceso.

 

<iframe width="640" height="360" src="http://www.youtube.com/embed/uqdyW7KVdgU?feature=player_embedded" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

 

La innovación puede generarse independientemente del nivel de destreza tecnológica

También sabemos que los docentes trabajan en escenarios muy distintos en cuanto al nivel de implantación de la tecnología. En determinados centros educativos de algunos países ya está presente de forma intensiva, con pizarras digitales, ordenadores para los alumnos, conectividad de alta velocidad, etc. Sin embargo hay otros lugares en los que los medios son mucho más escasos o incluso inexistentes, debiendo desplazarse el docente con sus alumnos a centros comunitarios o incluso cibercafés locales.

La disposición de recursos implica diferencias en las destrezas a la hora de usar la tecnología en el proceso educativo, puesto que condiciona la capacitación y el entrenamiento al que los docentes pueden acceder. Sin embargo, creemos que la innovación puede estar presente en todo el camino que el profesor recorre en su acercamiento hacia las nuevas formas de enseñar con la tecnología, desde aquellos que están comenzando a experimentar hasta los que dominan estas herramientas con total soltura. Por eso hemos habilitado en el Premio cuatro modalidades distintas para participar, dependiendo del tipo de uso que el docente haga de las herramientas tecnológicas.

El objetivo del Premio es poner en valor los mejores trabajos y, por tanto, el proceso de evaluación es fundamental. Por un lado para asegurar que cada uno de los trabajos presentados es analizado como se merece y valorado correctamente de acuerdo con los criterios establecidos en las bases. En segundo lugar, la calidad del proceso de evaluación es la única manera de asegurar la selección de los mejores trabajos y, por tanto, la calidad y el prestigio del Premio.

Este año se ha desarrollado un ingente esfuerzo de evaluación que comenzó con el trabajo de la Oficina Técnica, que filtra aquellos trabajos que no cumplen con las bases y reorganiza los que se inscribieron en categorías que no les correspondían. Después la Comisión Técnica se encarga de seleccionar a los semifinalistas y finalistas a lo largo de un mes de trabajo. Finalmente, el proceso culmina con el trabajo del Jurado Internacional, que seleccionó los ganadores.

Hay que destacar que todas las personas que participaron en este proceso han destacado el incremento de la calidad de los trabajos con respecto a otros años, así como el enriquecimiento personal que les supone el proceso de evaluación por todo lo que aprenden de los participantes. Por parte de la organización no tenemos más que palabras de agradecimiento para todos ellos.

 

Una fiesta para los #ProfesInnovadores

Cerramos la edición 2012 del Premio con las ceremonias de entrega en los distintos países en los que hubo ganadores, y quisimos hacerlo como una fiesta de la innovación educativa y de los #ProfesInnovadores que nos han acompañado durante todo el año. Nuestro objetivo, además de entregar los regalos y homenajear a los ganadores, era dar a conocer algunos de los trabajos seleccionados, pues esa es nuestro mayor activo. En nuestro canal de Youtube están disponibles las grabaciones completas de las presentaciones de trabajos que se hicieron en Lima y en Madrid para que las podáis consultar cuando queráis, también podéis repasar las crónicas de las ceremonias de Río de Janeiro, Bogota y Buenos Aires.

 

<iframe width="640" height="360" src="http://www.youtube.com/embed/eOPqtGM-aR8?feature=player_embedded" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

 

Por evidentes problemas de tiempo, en las distintas ceremonias solo pudimos presentar una selección de los ganadores, pero nuestra intención es difundirlos lo máximo posible para que todos los docentes interesados puedan disfrutar de ellos, aprender e inspirarse. Por eso, los trabajos están disponibles para su consulta en nuestra web, así como en otras plataformas como Tiching o Curalia, y también en algunos de los talleres que hemos realizado en el seno del Encuentro Internacional de Educación y que seguiremos llevando a cabo. Además de nuestro esfuerzo por compartir los trabajos, numerosos medios escritos y online se han hecho eco del Premio destacando a algunos de los ganadores y su trayectoria profesional, referencias que hemos ido agrupando en nuestro dossier de prensa que cada día crece más.

 

Gracias a todos

En definitiva hemos intentado organizar un Premio que inspire a los docentes para innovar. Este año hemos reconocido a 40 trabajos como los mejores pero queremos agradecer la ilusión y el esfuerzo de todos aquellos que se han presentado. Todos vosotros os encontráis a diario con dificultades y obstáculos, pero a pesar de ello seguís luchando por innovar y por mejorar la calidad de la educación con un entusiasmo y una generosidad encomiable. En este sentido, quiero terminar esta crónica de lo que ha sido 2012 con el “eslogan” que ha sido nuestra inspiración para este año ligeramente “modificado”: sabemos que para vosotros “la sonrisa de vuestros alumnos es el mejor premio”, pero hemos intentado que no fuera el único.