noticias
  • Educación

Incorporar la tecnología a las aulas, impulsar las disciplinas STEM y las humanidades digitales, fomentar la formación continua, universalizar la alfabetización. Hablamos de cómo abordar los grandes retos educativos del siglo XXI.

Estamos viviendo la mayor revolución tecnológica de la historia. Por su alcance y también por su rapidez. La tecnología está cambiando nuestra forma de relacionarnos, escribir, viajar, y, sin duda, aprender.

En Fundación Telefónica abordamos los principales retos educativos del siglo XXI con proyectos como enlightED, el gran debate sobre el futuro de la educación, o ProFuturo, con el que llevamos la educación digital a niños y niñas de entornos vulnerables. También lo hacemos desde el área de empleabilidad con los cursos gratuitos online o nuevos modelos de aprendizaje rompedores, como Campus 42.

¿Qué oportunidades supone la tecnología para el aprendizaje? ¿Cómo deben los modelos educativos adaptarse al entorno digital? ¿Qué tenemos que aprender para prepararnos para las nuevas profesiones? Te lo explicamos, en diez puntos.

1. Aulas más tecnológicas
Pizarras digitales, ‘apps’ educativas, gamificación, inteligencia artificial, programación, ciencia de datos… La tecnología es determinante para mejorar el aprendizaje, dinamizar las clases y desarrollar nuevas habilidades. El primer reto para todos los niveles educativos es precisamente esto: incorporar las nuevas herramientas digitales a las aulas e invertir recursos en ellas.

2. Docentes más tecnológicos
El papel de los docentes sigue siendo central en el proceso educativo. Sin embargo, la llegada de la tecnología al aula exige que los educadores sepan cómo incorporarla a la práctica docente y, en segundo lugar, cómo compartir conocimientos tecnológicos con los alumnos. Finalmente, los profesores tienen que tener claro cómo abordar las nuevas herramientas de forma segura y dentro de unos límites legales y éticos. Si quieres saber más sobre las habilidades que los docentes necesitan en la era digital, no dejes de ver esta ponencia de enlightED 2019.

3. Educación personalizada
Escuchar a los alumnos, apoyar sus sueños, detectar sus peculiaridades y adaptarse a ellas, hacer que el tiempo pasado en el aula merezca la pena. La inteligencia emocional es otra habilidad imprescindible para la enseñanza en el siglo XXI. Esther Wojcicki, fundadora del Programa Media Arts en Palo Alto High Schools y referente mundial en educación, recomienda a los docentes trabajar valores como la confianza, el respeto, la independencia, la colaboración y la amabilidad. Son los pilares de su método TRICK. ¿Lo conoces?

«El tiempo pasado en las aulas no significa nada. Lo que pasa en clase es lo que realmente importa».

Esther Wojcicki Fundadora del Programa Media Arts en Palo Alto High Schools

4. El momento de las disciplinas STEM
Alrededor del 75% de los nuevos trabajos van a requerir una formación en STEM, es decir, en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas. Formarse en una carrera científica es una opción atractiva no solo para entender el mundo digital, sino también para conquistarlo.

5. Y de las mujeres
El éxito de las STEM en la era digital es indudable. Sin embargo, los universitarios que eligen las facultades científicas son todavía una minoría. Según el psicólogo Andrew Meltzoff es fundamental enseñar a los niños y las niñas a resistirse a los estereotipos que rodean estas disciplinas. Se trata de estereotipos sociales (los que se dedican a esto son unos genios aislados de la sociedad) y, sobre todo, de género. Cuenta que ya con 6 o 7 años, muchas niñas no se imaginan a sí mismas en una profesión relacionada con la tecnología y la ciencia. Uno de los retos clave de la educación del siglo XXI es derribar los obstáculos que se interponen entre las niñas y las mujeres y las STEM.

6. ¿Qué son las humanidades digitales?
De forma inesperada, las humanidades han conseguido abrirse un hueco en un presente (¡y futuro!) dominado por las máquinas. Los estudios humanísticos son necesarios para entender la tecnología, limitarla si hace falta y, sobre todo, reflexionar sobre lo que nos hace humanos. El número 112 de la revista Telos se centra precisamente en las Humanidades digitales, en su definición y su alcance. ¡Descárgala gratis!

7. La importancia de los ‘soft skills’
Ponentes de enlightED 2019 como Esther Wojcicki o Montserrat Gomendio, directora adjunta de Educación de la OCDE, animan a los educadores a fomentar en los estudiantes habilidades como la capacidad para resolver problemas complejos, el pensamiento crítico, la creatividad, la cooperación, la negociación, la toma de decisiones o la flexibilidad cognitiva. Los soft skills son tan importantes como las matemáticas, la filosofía, la programación o el inglés.

“No es el tiempo de la tecnología: la tecnología ya está aquí. Es el tiempo de formar en las Humanidades”.

José María Álvarez-Pallete Presidente de Telefónica

8. Las nuevas fronteras del aprendizaje
Educación a distancia, cursos online, b-learning, ponencias y talleres en streaming, aprendizaje flexible. Gracias a internet, podemos aprender a nuestro ritmo, sin tener que desplazarnos y, muchas veces, de forma gratuita. En Fundación Telefónica invertimos en las nuevas modalidades de aprendizaje que nos brinda la era digital. Los MOOCs gratuitos que forman en las competencias digitales más demandadas del momento son un claro ejemplo de ello. También apostamos por modelos disruptivos como 42, un campus de programación abierto, flexible, gratuito y centrado en el futuro.

9. Formación continua
La revolución 4.0 se caracteriza por sus cambios rápidos. Lo que aprendemos ahora quizás no valga dentro de diez o cinco años. ¡O incluso menos! Por eso es tan importante que no solo los maestros, sino todos los trabajadores actualicen sus conocimientos a lo largo de su vida profesional. El peso de la educación del siglo XXI no recae exclusivamente en la familia o la escuela, sino también en las empresas y los propios profesionales. La era digital exige un aprendizaje constante.

10. Una educación para todos y todas
Aunque el desafío más grande que este siglo plantea a la educación es que esta educación sea, sobre todo, inclusiva. La alfabetización digital es la condición para entender el nuevo entorno y acceder a las oportunidades laborales y culturales que propicia. Con ProFuturo, Fundación Telefónica trata de llevar la educación digital a niños y niñas de entornos vulnerables en Latinoamérica, Caribe, África y Asia. Más recientemente, se ha sumado a Code.org para impulsar el aprendizaje en ciencias de la computación entre los más jóvenes de forma gratuita. Son solo algunos de los proyectos con los que perseguimos el objetivo de educar y preparar a todas las personas, sin ninguna distinción, para la era digital.

El futuro de la educación, en diez claves
El futuro de la educación, en diez claves