‘Nikola Tesla. Ideas como relámpagos’


 

Exposición sobre Nikola Tesla, un recorrido de la genialidad del científico a través de sus inventos y descubrimientos.

10 marzo 2016 - 19 de marzo de 2017

Ciudad de las Artes y las Ciencias (Valencia)

La Ciudad de las Artes y las Ciencias acoge la exposición ‘Nikola Tesla. Ideas como relámpagos’, una muestra del legado del científico a través de sus descubrimientos y creaciones, producida por la Fundación Telefónica. El inventor norteamericano de origen serbio Nikola Tesla (Smiljan, zona de mayoría serbia de la actual Croacia 1856-Nueva York, 1943) es una figura fundamental de la historia del progreso y desarrollo de la civilización eléctrica en la que todavía vivimos.

Tesla concibió la corriente alterna y la radio, también fue pionero en tecnologías visionarias para su época como la robótica, los aviones de despegue vertical, las armas teledirigidas, las lámparas de bajo consumo, las energías alternativas o la transmisión inalámbrica de electricidad… Y sin embargo, tras caer en desgracia en los albores del siglo XX, murió y residió en el olvido hasta los albores de nuestro siglo XXI.

Tesla es una figura fundamental en el desarrollo de la civilización eléctrica

La exposición propone un recorrido por el espacio y el tiempo habitados por Tesla: del Imperio austrohúngaro al Nueva York de los primeros rascacielos, de las habitaciones de hotel a los laboratorios, de la fama a la ruina, de la genialidad a la locura, de la soledad al trending topic. Son muchos los rostros de Tesla que la exposición quiere abarcar: el inventor brillante, el hombre de su tiempo, el extravagante seductor, el visionario, el superhéroe… Pero más allá de la importancia tangible de su legado, Tesla es una figura profundamente inspiradora en multitud de ámbitos.

tesla-valencia

Algunos de sus inventos (Ver infografía)

La corriente alterna
Sirve para generar y transportar energía de manera eficaz. En la corriente continua los electrones fluyen en una sola dirección, mientras que en la alterna el potencial y el sentido varían cíclicamente con el tiempo: los electrones cambian su dirección cincuenta veces por segundo en Europa, sesenta en Estados Unidos. Hoy en día, en todos los hogares y establecimientos los enchufes reciben corriente alterna.

La bobina Tesla
Como fruto de sus investigaciones con alta frecuencia y la transmisión inalámbrica de la energía, en 1891 el inventor construyó su primera bobina. Este esquema está en la base de numerosas aplicaciones, como la generación de rayos X y su importancia es tal que incluso existe una Asociación de Constructores de Bobinas Tesla (Tesla Coil Builders Association), la cual celebra cada año una convención en la que sus miembros muestran sus mayores logros.

Radio
A Tesla le robaron: Guglielmo Marconi recibió el premio Nobel por el invento de la radio y, sin embargo, el aparato con el que había transmitido la primera señal que cruzó el Océano Atlántico en 1901 utilizaba hasta diecisiete patentes de Tesla, quien ya llevaba varios años probando la emisión y recepción de señales de radio. No fue hasta 1943 cuando la Corte Suprema de EE UU reconoció que Marconi había pirateado esas patentes para crear su prototipo, por lo que negó todo derecho sobre el invento y se lo otorgó a Tesla. Desgraciadamente, éste no pudo disfrutar de su triunfo porque, para entonces, ya llevaba meses muerto.

 

 

La turbina Tesla
La aparición de las máquinas de vapor y, más tarde, la necesidad de aprovechar los saltos de agua para generar electricidad dieron el impulso definitivo a esta disciplina, y fue Furneyron quien consiguió, en 1827, la que se considera la primera turbina hidráulica. No obstante, la inauguración de la primera gran central del Niágara en 1896, con tecnología de Nikola Tesla, marcó un hito en la generación de electricidad mediante este sistema. Con ella, Tesla buscó una nueva vía que superase los sistemas tradicionales y generase energía mecánica de un modo muy eficiente y limpio.

Iluminación
Desde el comienzo de su carrera como ingeniero, Tesla no solo introdujo mejoras en los sistemas de iluminación existentes, sino que también dio los primeros pasos para la construcción de un nuevo sistema que utilizaba frecuencias que hoy son consideradas antecedentes de los modernos fluorescentes y neones. Sin embargo, el uso de altas frecuencias nunca cristalizó en un diseño que se pudiera fabricar y comercializar a gran escala.