“No me habían ofrecido tantas oportunidades laborales como las que he recibido después de hacer el curso de Empleo Digital”

Enrique Jiménez es uno de los seis jóvenes que han dado el salto a la empresa digital y se encuentran trabajando en la empresa 'Future Space', tras haberse formado en Empleo Digital.




Future Space es una de las empresas que confían en los jóvenes formados a través del programa ‘Conecta Empleo’ de Fundación Telefónica: seis son los alumnos ya contratados y que hoy trabajan en su sede. Todos ellos coinciden en que el curso les ha proporcionado las bases para lanzarlos al mundo laboral, sin olvidar que han de poner de su parte para seguir aprendiendo continuamente y asimilando todos los conceptos.

Para uno de los jóvenes, Juan Manuel García, el paso por Empleo Digital le brindó la posibilidad de desarrollarse profesionalmente en el ámbito tecnológico, complementando sus estudios y facilitándole la entrada al mercado laboral: “Aunque siempre me había interesado la programación nunca había tenido la ocasión de aprender las bases de la misma de forma guiada y aplicada”, comenta. Juan Manuel destaca que con Empleo Digital consiguió aprender muchas de las habilidades que buscan las empresas, tanto tecnológicas como transversales, “en pocos meses y con compañeros que te acompañarán en tu nueva carrera profesional”. 

El caso de Enrique Jiménez destaca por el hecho de que, aparte de aprender una profesión de futuro, puede compaginar un hobby como son las nuevas tecnologías con su trabajo: “Nunca me arrepentiré de haber aprovechado la oportunidad: de hecho, repetiría”, explica. “No me habían ofrecido tantas oportunidades laborales como las que he recibido desde el entorno digital después de sacarme el curso”.


“Gracias a Empleo Digital pude adquirir las competencias tecnológicas

necesarias en un corto periodo de tiempo”.


La joven Elena Fernández cada vez escuchaba más en los medios de comunicación la importancia de contar con profesionales cualificados que contribuyan a la transformación digital de las empresas: “La idea de complementar mis estudios con formación en este ámbito en auge, siempre había rondado por mi cabeza y gracias a Empleo Digital, pude adquirir las competencias tecnológicas necesarias en un corto periodo de tiempo.”

Para Álvaro Muñoz de la Torre fue crucial un artículo de la periodista Ana Torres que leyó en El País mientras vivía en Viena, ‘El fin de la titulitis‘ en el que se hablaba de cómo las empresas tecnológicas ya no valoraban lo que los jóvenes habían estudiado, sino lo que sabían hacer, y cómo Fundación Telefónica preparaba en pocos meses para ese reto: “Yo venía del mundo de la arquitectura –comenta– y siempre había tenido la ‘espinita’ de saber cómo me hubiera ido como programador”.

Tras unos años en el extranjero, Álvaro tenía la sensación de haberse estancado y, tras leer el artículo, se sintió tan identificado que decidió dar un cambio de rumbo y apostar por este nuevo mundo. “A mi vuelta a España me puse en contacto con Telefónica y me admitieron en el curso de Programación de Aplicaciones Móviles. La experiencia no pudo ser más positiva ya que desde el primer día, a pesar de la dificultad de tener que aprender todo desde cero, volví a recuperar ilusión por lo que estaba haciendo. Además, al ver a tantos compañeros que se encontraban en mi misma situación, se me quitó la sensación de haber ‘fracasado’ por volver a reciclarme cumplidos los 30 años”. Además, Álvaro destaca cómo apenas había pasado un mes desde la finalización del curso cuando ya me encontraba trabajando.


“Nunca es tarde para enfrentarse a nuevos retos. Con esfuerzo y constancia se pueden

alcanzar los conocimientos necesarios para trabajar en el mundo digital”


Esther Aguilar, manager de los alumnos en Future Space, destaca el enriquecimiento mutuo: “Después de un año trabajando con los chicos podemos asegurar que lo que empezó siendo una aventura se ha convertido en una gran experiencia para todos. Nuestra apuesta por incorporar perfiles de diferentes ámbitos nos ha permitido enriquecer los equipos de trabajo, aportando nuevos puntos de vista a la hora de enfrentarse a la solución de un problema”. En este sentido, destaca la aportación de los jóvenes: “Si algo hemos aprendido de ellos es que nunca es tarde para enfrentarse a nuevos retos y que con esfuerzo y constancia se pueden alcanzar los conocimientos necesarios para trabajar en el mundo del desarrollo del software”.