Colecciones Artísticas

Descubre nuestras Colecciones Artísticas y Tecnológicas, cientos de obras de diversos periodos y formatos: pintura, escultura, fotografía... Y una nueva y revolucionaria manera de acceder a ellas, mediante el Kaleidoscopio.

Buscador


Inicios de la colección


En sus inicios, la Colección de Arte de Telefónica surge como respuesta al deseo de la Compañía.

Fotografía contemporánea


La Colección de Fotografía Contemporánea de Telefónica comienza a gestarse en el año 2002.

Cubismo


Constituida en torno a la contextualización de la obra de Juan Gris.

Obra en papel: TELOS


La Colección Telos nace en el año 85.

Pintura: Figuración Renovadora


Con el compromiso constante de contribuir al conocimiento y desarrollo de nuestra cultura.

TÀPIES, Antoni > Paisatge blanc i negre


Fecha:
1985

Técnica y soporte:
Pintura sobre madera

Medidas:
196 x 170 cm

Lugar y fechas del autor :
Barcelona, 13/12/1923 -- Barcelona, 06/02/2012


Descripción

Antoni Tàpies realiza esta obra en 1985, el mismo año en que el gobierno francés le concede el Prix National de Peinture. Otras obras pintadas en aquel año presentan claros paralelismos formales con Paisatge blanc i negre, como el predominio de garabatos en negro sobre fondo blanco y la soltura de la pincelada. Alrededor del borrón negro de la parte inferior puede observarse, como oculto, un resto de pigmento amarillo que otorga a la composición cierto aire de vitalidad. Una cruz blanca, o quizá una T, está también tachada por la mancha de pintura negra. A la derecha Tàpies ha realizado varias incisiones en forma de aspa, un motivo recurrente en su obra, que al igual que la cruz, interesa al pintor por poseer distintos significados dependiendo de la cultura en que se inserten. En Tàpies, las aspas anulan, tachan, destruyen…, pero también señalan o centran nuestra atención en puntos concretos de la composición. La pintura vuelve a tener esa apariencia de muro, de tapia, tan habitual en su obra y que Tàpies conseguía a través de su concepción de lo pictórico como materia, pero también como lugar de confluencias expresivas. El muro ejerce de barrera, de límite. En alguna ocasión Tápies comentó que en su primera visita a París observó las fotografías de los graffitis parisinos de Brassaï. A través de ellos, Tàpies comprende que el muro, más allá de su presencia matérica, esconde una enorme capacidad comunicativa. El muro como testimonio de la existencia de lo humano, como soporte de las huellas del lenguaje y del tiempo.