Colecciones Artísticas

Descubre nuestras Colecciones Artísticas y Tecnológicas, cientos de obras de diversos periodos y formatos: pintura, escultura, fotografía... Y una nueva y revolucionaria manera de acceder a ellas, mediante el Kaleidoscopio.

Buscador


Inicios de la colección


En sus inicios, la Colección de Arte de Telefónica surge como respuesta al deseo de la Compañía.

Fotografía contemporánea


La Colección de Fotografía Contemporánea de Telefónica comienza a gestarse en el año 2002.

Cubismo


Constituida en torno a la contextualización de la obra de Juan Gris.

Obra en papel: TELOS


La Colección Telos nace en el año 85.

Pintura: Figuración Renovadora


Con el compromiso constante de contribuir al conocimiento y desarrollo de nuestra cultura.

GRIS, Juan > Guitare et compotier


Fecha:
1926

Técnica y soporte:
Óleo sobre lienzo

Medidas:
73 x 60 cm

Lugar y fechas del autor :
Madrid, 23/03/1887 -- Boulogne-sur-Seine, Francia, 11/05/1927


Descripción

Guitare et compotier fue pintado entre diciembre de 1926 y enero de 1927, poco antes de que Juan Gris muriera. Esta es una época marcada por el dolor físico, que obliga al pintor a trasladarse continuamente en busca de mejores condiciones para su penoso estado de salud. Con todo, Gris realiza en estos años algunas obras sobresalientes en las que parece llevar a cabo una sublimación de toda su obra anterior. Gris había llegado al final de su vida a la máxima monumentalidad, a la máxima simplicidad, a la máxima austeridad, pero también a la máxima libertad. El sistema de relaciones proporcionales que subyace en toda su obra se sitúa ahora en primer plano. Se trata del espíritu clásico puro, lleno de emoción controlada. En su deseo de alcanzar la máxima pureza, transforma libremente las formas de los objetos para inscribirlas en la superficie plana en un proceso que lleva a sus últimas consecuencias su teoría deductiva, por la cual partiendo de una forma general llega a un objeto. En Guitare et compotier las formas se aguzan hasta convertirse en pura geometría, sin dejar por ello de describir objetos reconocibles. Podemos pensar que la guitarra, como en ocasiones anteriores, sigue figurando como un arquetipo de la actividad artística en todos sus campos, y ocupa ahora claramente el centro. El frutero, que en otras ocasiones aparece cargado de uvas u otros frutos, está ahora desoladoramente vacío, y se desplaza hacia una situación posterior. No queda ya lugar para el disfrute de los sentidos.