Colecciones Artísticas

Descubre nuestras Colecciones Artísticas y Tecnológicas, cientos de obras de diversos periodos y formatos: pintura, escultura, fotografía... Y una nueva y revolucionaria manera de acceder a ellas, mediante el Kaleidoscopio.

Buscador


Inicios de la colección


En sus inicios, la Colección de Arte de Telefónica surge como respuesta al deseo de la Compañía.

Fotografía contemporánea


La Colección de Fotografía Contemporánea de Telefónica comienza a gestarse en el año 2002.

Cubismo


Constituida en torno a la contextualización de la obra de Juan Gris.

Obra en papel: TELOS


La Colección Telos nace en el año 85.

Pintura: Figuración Renovadora


Con el compromiso constante de contribuir al conocimiento y desarrollo de nuestra cultura.

GLEIZES, Albert > Jean Cocteau


Fecha:
1916

Técnica y soporte:
Óleo, yeso sobre lienzo

Medidas:
116 x 79,5 cm

Lugar y fechas del autor :
París, Francia, 8/12/1881 -- Aviñón, Francia, 23/06/1953


Descripción

Gleizes retrata a Jean Cocteau, poeta, novelista, dramaturgo, pintor y cineasta francés en 1916. La Gran Guerra había estallado dos años antes, propiciando que muchos artistas se alistasen en el frente para defender a Francia. La contienda franco-germana había saltado también a las páginas de las revistas vanguardistas, que usaban la palabra y la imagen como armas se guerra. Cocteau aparece vestido de soldado, como defensor de lo francés, a la vez que, por el estilo del cuadro, un activo propagandista de la moda cubista y vanguardista. Convertido en un patriota radical, decidido a luchar en el campo de batalla, lo cierto es que el escritor había sido declarado inútil para el combate, y se había dedicado entonces entre otros menesteres a buscar leche en las granjas para repartirla a los movilizados en las estaciones, o a realizar vuelos aéreos con Roland Garros, hasta que declarado finalmente apto para servicios auxiliares, colaboró como voluntario en el recién creado servicio de ambulancias ideado por Étienne de Beaumont, con contribuciones técnicas y estéticas de un cierto relieve. Este cuadro se expuso en la exposición de Albert Gleizes en la Galería Dalmau de Barcelona en 1916. La composición, a través de la superposición de planos definidos por la línea y el color, sintetiza algunos de los principios de la pintura cubista y acusa también una fuerte influencia del futurismo italiano, como la importancia del color o el dinamismo de la figura.