Colecciones Artísticas

Descubre nuestras Colecciones Artísticas y Tecnológicas, cientos de obras de diversos periodos y formatos: pintura, escultura, fotografía... Y una nueva y revolucionaria manera de acceder a ellas, mediante el Kaleidoscopio.

Buscador


Inicios de la colección


En sus inicios, la Colección de Arte de Telefónica surge como respuesta al deseo de la Compañía.

Fotografía contemporánea


La Colección de Fotografía Contemporánea de Telefónica comienza a gestarse en el año 2002.

Cubismo


Constituida en torno a la contextualización de la obra de Juan Gris.

Obra en papel: TELOS


La Colección Telos nace en el año 85.

Pintura: Figuración Renovadora


Con el compromiso constante de contribuir al conocimiento y desarrollo de nuestra cultura.

FERNÁNDEZ, Luis > Deux pigeons


Fecha:
1963

Técnica y soporte:
Óleo sobre lienzo

Medidas:
33 x 41 cm

Lugar y fechas del autor :
Oviedo, 29/04/1900 -- París, Francia, 25/10/1973


Descripción

En 1965 Luis Fernández pinta tres cuadros de palomas, uno perteneciente a la Colección Sammy Kinge y dos óleos sobre lienzo, Deux pigeons y Deux pigeons III, que forman parte de la Colección de Arte de Fundación Telefónica. Estas dos obras son muy similares, y se caracterizan por el minucioso tratamiento de la luz que se proyecta sobre los volúmenes. La diferencia estriba en que Fernández trata de explorar las diferentes relaciones que se establecen mediante la utilización de un color cálido, amarillento en Deux pigeons III, frente a una tonalidad fría, el azul grisáceo de Deux pigeons. Fernández rescata el tema de las palomas de su adolescencia, época en la que pintó tantas palomas que acabó aprendiendo de memoria todas sus formas y particularidades. Algunos estudiosos han apuntado, asimismo, la existencia de alguna relación entre las palomas del pintor asturiano y las que aparecen en el cuadro El hogar de Nazareth (1635-1640), de Zurbarán, por quien Fernández manifestó siempre una profunda admiración. La escena parece representar una especie de cortejo: la paloma de la izquierda sería el macho, debido a su actitud altanera con el plumaje desplegado y el pecho hinchado, y la paloma de la derecha la hembra, objeto pasivo del galanteo. Las aves, situadas sobre una palomera, son reducidas formalmente a su esencia, como si el pintor tratase de evitar la inclusión en la composición de cualquier detalle superfluo.