Colecciones Artísticas

Descubre nuestras Colecciones Artísticas y Tecnológicas, cientos de obras de diversos periodos y formatos: pintura, escultura, fotografía... Y una nueva y revolucionaria manera de acceder a ellas, mediante el Kaleidoscopio.

Buscador


Inicios de la colección


En sus inicios, la Colección de Arte de Telefónica surge como respuesta al deseo de la Compañía.

Fotografía contemporánea


La Colección de Fotografía Contemporánea de Telefónica comienza a gestarse en el año 2002.

Cubismo


Constituida en torno a la contextualización de la obra de Juan Gris.

Obra en papel: TELOS


La Colección Telos nace en el año 85.

Pintura: Figuración Renovadora


Con el compromiso constante de contribuir al conocimiento y desarrollo de nuestra cultura.

BARRADAS, Rafael > Bodegón Vibracionista


Fecha:
1919

Técnica y soporte:
Óleo sobre cartón

Medidas:
50 x 57 cm

Lugar y fechas del autor :
Montevideo, Uruguay, 04/01/1890-Montevideo, Uruguay, 12/02/1929


Descripción

Rafael Barradas pinta éste Bodegón en 1919, un año después de haberse establecido en Madrid. En la capital trabaja como ilustrador gráfico, como fabricante de juguetes y también como figurinista y escenógrafo para la compañía Martínez Sierra en el Teatro Eslava. La obra se podría encuadrar en el final del periodo vibracionista, ismo acuñado por el propio autor, y presenta fuertes influencias tanto del cubismo como del futurismo. En este época, Barradas pasaría del uso de colores puros al estudio tonal, de la fragmentación del objeto a su reconsideración figurativa, del primado de la geometría estructural a la suavidad en el contraste de rectas y curvas, del colorido vibrante a la parquedad cromática esencial y, en fin, tal tránsito también implicaría el paso de los temas urbanos al predominio de lo íntimo y personal. El bodegón no es un tema usual en la pintura de Barradas, que solía inclinarse más por representar escenas callejeras, interiores de café o retratos. La composición del cuadro, muy meditada, divide el espacio en dos por medio de la botella multicolor. Pero junto a este esquema compositivo tan sencillo, aunque tan trabado, llama la atención la disparidad en el tratamiento icónico de los objetos representados. Algunos objetos, especialmente los de color blanco, muestran claramente la contundencia de su forma mientras otros parecen descomponerse en planos de color trazados por restregadas pinceladas en pasos. Esta diversidad figurativa dota a la obra de una especial intensidad. Estamos, por tanto, ante una pieza singular en la producción de Barradas, y no sólo por su tema, sino también por sus rasgos estilísticos.