La Colección Cubista de Telefónica se instala en el Reina Sofía

José María Sanz Magallón, director Gral Fundación Telefónica; Luis Solana, miembro del Patronato de Fundación Telefónica y expresidente de Telefónica; César Alierta, presidente de Fundación Telefónica; Ricardo Martín Fluxá, director Real patronato MNCARS; Eugenio Carmona, comisario exposición y Manuel Borja-Villel, director MNCARS.

José María Sanz Magallón, director Gral Fundación Telefónica; Luis Solana, miembro del Patronato de Fundación Telefónica y expresidente de Telefónica; César Alierta, presidente de Fundación Telefónica; Ricardo Martín Fluxá, director Real patronato MNCARS; Eugenio Carmona, comisario exposición y Manuel Borja-Villel, director MNCARS.




Fundación Telefónica y el Museo Reina Sofía han presentado ‘Cubismo(s) y experiencias de la modernidad’, una exposición que reúne fondos cubistas de las colecciones de ambas instituciones para poner de manifiesto la gran pluralidad de propuestas creativas que generó esta corriente artística y crear una lectura más amplia sobre ella. La muestra recorre tanto los años centrales de este movimiento como experiencias de décadas posteriores a través de más de 40 obras realizadas entre 1912 y 1933.

En junio de 2016, la Fundación Telefónica firmó un convenio de depósito en comodato de bienes culturales a favor del Museo Reina Sofía mediante el cual la Colección Cubista -uno de los núcleos de mayor relevancia de la Colección de arte de Telefónica– se incorporaba a la colección del Reina Sofía por un periodo renovable de cinco años.

Cesar Alierta, Presidente de Fundación Telefónica asegura que “en Fundación Telefónica estamos entusiasmados con este acuerdo firmado con el Museo Reina Sofía y ponemos a disposición del mismo todas las herramientas necesarias para la digitalización de las obras equiparable a los grandes museos. Agradecemos que se pongan en práctica este tipo de acuerdos público privados en cultura”. José María Sanz-Magallón, director general de Fundación Telefónica añade: “todas las obras que conforman la Colección Cubista de Telefónica se compraron con intención de que fueran disfrutadas por el mayor número de personas y que pasaran al acervo público”

José María Sanz Magallón, director Gral Fundación Telefónica; Almudena Bermejo, directora Espacio Fundación Telefónica; Ricardo Martín Fluxá, director Real patronato MNCARS; Luis Solana, miembro del Patronato de Fundación telefónica y expresidente de Telefónica; Manuel Borja-Villel, director MNCARS; Lydia Loste, directora comunicación Fundación telefónica y Eugenio Carmona, comisario exposición.
José María Sanz Magallón, director Gral Fundación Telefónica; Almudena Bermejo, directora Espacio Fundación Telefónica; Ricardo Martín Fluxá, director Real patronato MNCARS; César Alierta, Presidente de Fundación Telefónica; Luis Solana, miembro del Patronato de Fundación telefónica y expresidente de Telefónica; Manuel Borja-Villel, director MNCARS; Lydia Loste, directora comunicación Fundación telefónica y Eugenio Carmona, comisario exposición.

Además de por su calidad intrínseca, la importancia del depósito reside también en la incorporación de trabajos de artistas que no estaban representados en la colección del Museo y de obras de gran valor para uno de sus núcleos clave: la experiencia de la modernidad en Latinoamérica.

Ahora, fruto de este acuerdo de colaboración, desde el martes 21 de noviembre, el público puede contemplar en las salas 207, 208 y 210 del edificio Sabatini del Museo Reina Sofía una selección más de 70 obras procedentes de los fondos cubistas de las colecciones de la Fundación Telefónica y del Museo Reina Sofía que ponen de manifiesto la gran pluralidad de propuestas creativas que generó esta corriente artística y que dan pie a una lectura más amplia sobre ella.

Juan Gris. La fenêtre aux collines, 1923
Juan Gris. La fenêtre aux collines, 1923

Manuel Borja-Villel, director del MNCARS confirma que se trata de “una colección sustancial. Tradicionalmente, se habla de cubismo con una visión muy compacta, como si no hubiera dudas. En esta exposición única vemos un cubismo plural, con descubrimientos fundamentales. El lenguaje cubista es el lenguaje de la primera modernidad. La muestra ‘Cubismo(s) y experiencias de la modernidad’ ahora modernidad nos aporta modernidad con Juan Gris como figura esencial. Esta exposición es un sueño que teníamos desde hace muchos años.” El comisario de la muestra y experto en la Colección Cubista de Telefónica Eugenio Carmona, afirma además que “no hay otro lugar del mundo que pueda mostrar tal pluralidad cubista. Las primeras experiencias cubistas fundamentales solo pueden ser contempladas gracias a la Colección Cubista de Telefónica. Que Telefónica coleccionara Juan Gris significó poner en valor el trabajo de este artista y que la historia del cubismo se reescribiera”

Las obras datan tanto de los años centrales de este movimiento como de experiencias de décadas posteriores (1912 -1933) y fueron creadas por, entre otros muchos autores, Juan Gris, Pablo Picasso, Georges Braque, María Blanchard, André Lhote, Albert Gleizes, Metzinger, Vicente Huidobro o Joaquín Torres-García.

Según el comisario Eugenio Carmona, “la reunión de la Colección Cubista de Telefónica con fondos cubistas del Museo Reina Sofía es una propuesta en favor de la concepción plural de la experiencia cubista. Pero en el momento presente, la reconsideración de la experiencia cubista atendiendo a las formulaciones de Juan Gris es no solo lícita y posible, sino que es, además, deseable, pues contiene en sí misma la complejidad de lo que el cubismo realmente fue”.

 

Evolución y derivas de la experiencia cubista

Las piezas que se han reunido en esta ocasión bajo el título Cubismo(s) y experiencias de la modernidad permiten profundizar en el nacimiento y desarrollo de este movimiento desde sus estadios fundacionales, cuando Pablo Ruiz Picasso y Georges Braque trabajaron de forma conjunta desde el primitivismo y el posfauvismo cézanniano y cuando desarrollaron el cubismo como “lenguaje” planteando invenciones iconográficas y técnicas.

Se recupera también a figuras como Albert Gleizes, Jean Metzinger y el primer Auguste Herbin, cuyas aportaciones entre los años 1909 y 1915, significaron el tránsito de la herencia del simbolismo final a un nuevo sistema figurativo basado en el predominio de la forma y en la articulación dinámica de facetas y figuras. Con ello querían expresar la vivencia incesante de lo cotidiano y la relación «unánime» entre sujeto y mundo.

Otros artistas presentes en la exposición dan cuenta de cómo el cubismo supo dar origen a otros istmos que, aun dejando de ser cubismo, mantenían su impronta. Conocidas son las evoluciones planteadas por Fernand Léger y por Robert y Sonia Delaunay, que trazaron un recorrido semejante entre las posibilidades del cubismo y las sugerencias de la «vida moderna».

Maria Blanchard. Nature morte cubiste, 1917
Maria Blanchard. Nature morte cubiste, 1917

Como «espacio» de reunión y pensamiento de estos cubismos diversos encontramos a Juan Gris, el punto de confluencia que, según Eugenio Carmona, acrisolaba lo que Picasso y Braque y otros cubistas desarrollaban. En su obra se puede observar dos momentos decisivos de los años fundacionales del cubismo. Uno es el Gris de 1913 que trabaja mediante la acumulación de materiales creando trampantojos de objetos y texturas. Y otro es el Gris que redefine la noción de collage mediante la introducción de elementos icónicos y recursos formales destinados a favorecer las sensaciones de espacio y tiempo. Pero la trascendencia de Gris, considerado por muchos especialistas el refundador del cubismo y sin duda el representante de una nueva definición del movimiento, puede verse en otras obras más tardías, que llegaron a influir en figuras como Salvador Dalí.

También están presentes creadores latinoamericanos que hicieron del cubismo un referente imprescindible en sus respectivas trayectorias. Xul Solar lo incorporó pronto entendiéndolo como iniciación a lo moderno y como sustrato de su idiolecto plástico. Diego Rivera extendió el cubismo hacia lo heterogéneo y lo identitario, y Emilio Pettoruti, finalmente, lo situó como fundamento de su propia identidad como artista, prolongando en el tiempo la herencia cubista en la geografía americana. En el brasileño Do Rego Monteiro, postcubista con una economía cromática y sintética, se perciben también las influencias por las raíces primitivas de Brasil.

Después del estallido de la Primera Guerra Mundial, el primer medio artístico cubista se disolvió. No obstante, poco después, como se refleja en las salas, la mayor parte de los implicados en la experiencia cubista comenzaron un momento de transición en sus obras. Algunos artistas, como Albert Gleizes, propiciaron un regreso a las fuentes del cubismo, y creadores como Gris y María Blanchard, tras el uso del collage, plantearon un retorno a la pintura pero asimilando el cambio de paradigma que el collage había supuesto.

Jacques Lipchitz propuso una nueva concepción constructiva y arquitectónica de la escultura cubista mientras que Jean Metzinger fue determinante para un renovada tentativa cubista en la que, desde diversos ángulos, también estuvieron implicados otros artistas como André Lhote. Es en esta época también cuando Vicente Huidobro elogió la poética creacionista, cuya influencia en Juan Gris fue notoria.

La muestra también lleva al espectador a la más lejana transformación de la experiencia cubista con el universalismo constructivo de Joaquín Torres-García en el cruce de las décadas de 1920 y 1930, artista uruguayo que reconoció su deuda con Juan Gris.

Seminario ‘Cubismo(s). Otros criterios’

El Museo Reina Sofía tiene previsto celebrar en marzo de 2018 un seminario de un día completo para abordar las nuevas narraciones que afectan al cubismo y romper con algunos de los dogmas que han fundamentado y reducido un momento artístico y vital fundador de la modernidad.

El seminario se piensa como umbral entre las nuevas aproximaciones al cubismo y la concepción de este movimiento en la Colección de la Fundación Telefónica, que parte de un cubismo distinto al central dominado por Picasso y Braque; formulado como primer lenguaje artístico internacional, con episodios clave en América Latina o Europa del Este, y, por último, pictórico, en el que el collage, principio dominante en las historias del cubismo, se reformula bajo las reglas de lo pictórico.