Del cine al Flipped Classroom: ejemplos de innovación educativa




“Un crimen. Cinco acusados. Un juicio. ¿Podrá la probabilidad salvar a Troncho de la condena?” Esta sinopsis de película y unos dibujos animados como protagonistas explican de forma original el concepto de probabilidad. El objetivo de su creador, un profesor de matemáticas, es captar el interés de sus estudiantes y facilitarles la comprensión de asignaturas como la suya. Cada vez son más los docentes que diseñan métodos educativos innovadores para fomentar la participación y la implicación de sus alumnos en el aula.


| Top 100 Innovaciones Educativas  | Explorador de Innovación Educativa |


Rodar una película de cine mudo con los alumnos, explicar la ciencia a través de monólogos de humor o que los deberes de verano sean disfrutar de un amanecer. Estas son sólo algunas de las iniciativas innovadoras que diferentes docentes están aplicando en las aulas con el fin de acercarse más a los alumnos, fomentar su creatividad y hacerles protagonistas de su aprendizaje.

‘Las aventuras de Troncho y Poncho’

En sus ratos libres, Ángel González Fernández, profesor del colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid, crea vídeos animados para hacer más amenas sus explicaciones sobre matemáticas, física y tecnología. Troncho y Poncho se enfrentan en su día a día a diferentes situaciones en las que tienen que utilizar los números racionales, el lenguaje algebraico o las potencias para resolver sus problemas. Las historietas de estos dos personajes causan furor entre los estudiantes.

Flipped Classroom. Dando la vuelta a la educación

En 2007, los profesores Jonathan Bergman y Aaron Sams empezaron a grabar y a subir a Internet sus clases en directo para aquellos alumnos que no podían asistir. Estas lecciones se fueron difundiendo y otros muchos profesores comenzaron a utilizar el vídeo online para enseñar fuera del aula. De la iniciativa de estos dos docentes surgió el Flipped Classroom o Aula Invertida. El objetivo de este modelo pedagógico es transferir determinados procesos de aprendizaje fuera del aula, reservando el tiempo de clase para el trabajo colaborativo y la realización de ejercicios clave de las diferentes materias.

Los niños, protagonistas de su aprendizaje

En su niñez desarrolló un gran amor por los libros y como profesora ha luchado por contagiar ese sentimiento a sus alumnos. Nancie Atwell es la ganadora del Global Teacher Prize de 2015 y destaca por su compromiso con el fomento de la lectura y por una forma de enseñanza en la que los alumnos son protagonistas de su aprendizaje. Atwell apuesta por darles libertad para elegir sus propios caminos. Sus clases son como un taller de lectura y escritura en el que cada estudiante llega a leer cuarenta libros a lo largo del curso, frente a los seis u ocho que leen la mayoría de los estudiantes, según explica en su libro In The Middle.

locosXciencia_300x240

Una clase de Ciencias no tiene por qué ser aburrida

La teoría del Big Bang o la historia del átomo se entienden mejor si se cuentan con ejemplos y, además, se añade un poco de humor. En el proyecto Desafío Educación, Fundación Telefónica identificó a nivel mundial aquellas iniciativas que habían demostrado mayor eficacia a la hora de promover las vocaciones científico-tecnológicas, entre ellas, The Big Van Theory, un grupo de científicos monologuistas que divulgan ciencia en los centros educativos. Junto a ellos, Fundación Telefónica puso en marcha #LocosXCiencia, un proyecto que ha demostrado que se puede enseñar esta materia de forma atractiva y lúdica. Si tú también quieres llevar el humor a tus clases, déjate guiar por el kit para docentes: ‘Las 12 moléculas de una clase de Ciencias perfecta’.

 

Implicar a familias y entorno para mejorar el aprendizaje

Sólo había seis alumnos en el colegio y dos de ellos no se hablaban porque sus familias estaban enfrentadas. A César Bona, maestro español nominado al Nobel de la Enseñanza, se le ocurrió rodar una película de cine mudo con estos niños como protagonistas. Las familias y todo el pueblo acabaron implicándose y los niños finalmente se reconciliaron. ‘La importancia de llamarse Applewhite’ fue galardonada con el premio CreArte por el Ministerio de Cultura.

Este es uno de los muchos proyectos que César Bona ha llevado a cabo en sus clases. Para él, la imaginación y la curiosidad de los niños no deben dejarse a las puertas del aula y su práctica docente busca implicar a las familias y al entorno para mejorar los aprendizajes de las niñas y niños. “Lo que importa realmente es el factor humano, estés donde estés y hagas el proyecto que hagas”, aseguraba César Bona en una entrevista con La Corrala.

Lecciones desde el espacio

El astronauta Chris Hadfielf era el responsable de mantener la salud y la seguridad de la tripulación, y mantener la Estación Espacial Internacional productiva y funcionando correctamente. Pero lo que le hizo famoso fueron sus vídeos divulgativos, con ellos acercó la vida en el espacio a la tierra. Participó, además, en diferentes actividades educativas con grupos escolares. Hadfield enseñó, entre otras muchas cosas, por qué no se puede llorar en el espacio. Sus vídeos están disponibles en Youtube y muestran muchas curiosidades para despertar el interés entre los alumnos.

Los revolucionarios deberes de verano

“Trata de usar las nuevas palabras que hemos aprendido juntos este año. Verás como así puedes decir más cosas, pensar más cosas y, cuanto más pienses, más libre serás”. Esta es una de las tareas de verano que el profesor italiano Cesare Catà pidió a sus alumnos. Rompió con los cuadernillos o deberes de verano tradicionales y eso fue un éxito en las redes sociales. Mucha gente aplaudió la iniciativa innovadora de este maestro. En esta misma línea, Joaquín Macipe, profesor de plástica en un Instituto de Teruel, publicó los deberes que pidió a sus alumnos para las vacaciones: “aprovecha para charlar con los abuelos, disfruta de un atardecer, escribe cartas llenas de dibujos…”

Descubre más ejemplos en:

Top 100 Innovaciones Educativas Explorador de Innovación Educativa

Firma: Leyre Paredes