Los pilares de Teresa Perales: libertad, amor y pasión

Tiene 22 medallas paralímpicas, 29 europeas, ha batido cinco récords del Mundo y a sus 11 medallas de campeonatos mundiales, suma ahora otras seis, entre ellas sus dos primeros oros. Una vez más, la nadadora ha demostrado que #SomosCapacesDeTodo y anima a los jóvenes a superar sus retos y cumplir sus sueños.




Tenía una espinita, un reto pendiente: subirse al primer puesto del podio en un mundial. Lo ha cumplido con creces, Teresa Perales ha logrado no una, sino dos medallas de oro en el Campeonato de Glasgow. “Quería el oro para resarcirme de no tener todavía el título mundial”. No hay ningún reto que se le resista, se plantea objetivos, lucha por ellos y nunca se rinde porque “no conseguir una medalla no es perder, pero tirar la toalla sí que lo es”. Entrevistamos a nuestra embajadora después de su competición en tierras escocesas.


Más sobre nuestra embajadora | La web de Teresa Perales | Glasgow2015: nota de prensa


Deportista de Alto Nivel, diplomada en Fisioterapia, experta en Coaching personal y deportivo y, ante todo, madre. Teresa Perales alcanza todos los retos que se propone y lucha por cada uno de sus sueños hasta cumplirlos. Sólo le queda uno pendiente: nadar con tortugas. Nuestra embajadora es un ejemplo de fortaleza, superación, compromiso y valentía. En el Mundial de Natación Adaptada de Glasgow 2015, se propuso conseguir la plaza para España en Río 2016 (“para ello tenía que hacer un oro o una plata”) y regresa a España con una colorida colección de seis medallas: dos oros, dos platas y dos bronces.

“Hay una máxima que me gusta mucho respetar y es: prueba que compito, prueba que gano medalla”

“Hay una máxima que me gusta mucho respetar y es: prueba que compito, prueba que gano medalla”, confiesa la nadadora, quien desde el principio de cada temporada, se plantea cuáles son las pruebas en las que cree que tiene posibilidades de subir al podio y se entrena para ello. Para la deportista zaragozana, el resultado de Glasgow ha sido, ante todo, un refuerzo psicológico: “esto deja ver que las cosas se están haciendo bien y que vamos por buen camino”. Además, destaca que ha hecho algunas marcas que “son las mejores desde los Juegos Paralímpicos de Londres 2012”.

De ahora en adelante, todas las miradas están puestas en los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro 2016. “Quedan 415 días más o menos. Como ya lo he vivido otras veces, creo que este año lo más importante es saber gestionar muy bien el tiempo, el cuerpo y, sobre todo, la cabeza”, indica Teresa Perales. Con 22 medallas paralímpicas, las mismas que el nadador olímpico estadounidense Michael Phelps, la embajadora de Fundación Telefónica tiene un nuevo reto en Río de Janeiro: lograr una medalla y convertirse así en la nadadora internacional con más récord deportivos.

 

Un ejemplo a seguir

Cómo se ha podido comprobar en Glasgow, pocas cosas se le resisten a Teresa Perales. Bueno, había algo fuera de lo deportivo: no se atrevía a dar conferencias en inglés, pero no dejó que el miedo la venciese, dio el primer paso ante 4.000 personas y ya no se le resiste nada. La nadadora se guía siempre por un pensamiento y es que nunca tenga que arrepentirse de no haber intentado algo. “Ojalá tenga que decir un millón de veces que me equivoqué o que podría haberlo hecho de otra manera, pero jamás tenga que preguntarme por qué no lo intenté”, Perales lanza este mensaje para animar a los jóvenes a no rendirse, a luchar por sus sueños.

perales_entrevista
(Foto: © Álvaro Hernández)

“Cuando perdí a mi padre con 15 años, aprendí que la vida se escapa en un suspiro, que hay que agarrarse fuerte, disfrutarla y aprovecharla al máximo”, este es uno de los pilares en los que se ha apoyado la nadadora, a lo largo de su vida, para lograr cada reto y cada sueño. No es el único: “me gusta asumir responsabilidades y tengo mucho amor propio y hacia todo lo que me rodea. Un día hice un ejercicio de valores y los más representativos de mí eran libertad, amor y pasión. Creo que esos valores son, realmente, mis pilares fundamentales: necesito ser libre, necesito amar y soy súper apasionada con todo lo que hago”.

Teresa Perales ha cosechado éxitos tanto en el ámbito profesional como en el personal. En ella se puede ver un ejemplo de que los sueños son posibles si se lucha por ellos. Por este motivo, le pedimos que enviase un mensaje a los jóvenes que participan en nuestros proyectos de empleabilidad: Think Big y Lanzaderas de Empleo, que también están persiguiendo sus sueños:

“Definir un plan y ver vuestro nivel de compromiso con lo que queréis conseguir. Una vez que lo habéis definido, seguidlo a ‘rajatabla’. En el camino probablemente os surgirán baches, pero si no os quedáis con la primera impresión seréis capaces de descubrir que detrás de una gran incomodidad podéis encontrar una gran oportunidad. Es cuestión de esfuerzo, de trabajo, de seguir adelante y de no lanzar balones fuera diciendo que la culpa es del sistema. Asumid responsabilidades, quereos y pelead mucho, esa es la clave de todo”.

A nuestra embajadora no le gustaba el agua, pero se lanzó a la piscina y aprendió a nadar. Desde entonces no ha dejado de superar retos y ganar medallas. En su día tomó esa decisión por la sensación de libertad que le daba: “en el agua no hace falta silla, ni muletas, en realidad no te hace falta nadie”, pero había otro motivo más: “no te voy a engañar, lo que realmente me atrajo fue que era capaz de adelantar a la gente”. Hoy se lanzaría a la piscina por lo mismo que lo está haciendo en la actualidad pero, sobre todo, por su “pequeñajo Mariano”: “Lo de mamá campeona me llama mucho”.

Por su lucha, valentía, compromiso y superación estamos seguros de que volverá a escuchar la frase de su hijo en muchas ocasiones más. ¡Felicidades Teresa! #SomosCapacesDeTodo.

 

Leyre Paredes