Voluntarios ‘inocentes’ contra el cáncer infantil

Las donaciones han alcanzado 1.300.000 euros




Los Voluntarios Telefónica atienden cada año las llamadas de los espectadores de la Gala ‘Inocente, inocente’, que recolectan donativos para la lucha contra el cáncer infantil en el día de los Santos Inocentes. En la última edición, 300 voluntarios y voluntarias (alrededor de 250 en Madrid y otros 60 desde Valencia) hicieron de teleoperadores solidarios ayudaron a recaudar más de 1.300.000 euros durante la noche del 27 al 28 de diciembre.

En España se diagnostican 1.500 casos de cáncer en niños y adolescentes cada año y la enfermedad afecta anualmente a uno de cada 7.000 niños. Cerca del 80% de los afectados sobrevive, pero el cáncer sigue siendo la primera causa de muerte por enfermedad entre los menores de 1 a 14 años, así que la ayuda y la investigación siguen siendo muy necesarias. Las donaciones de los espectadores de la gala se destinarán a mejorar la calidad de vida de los niños y niñas afectados y a la investigación de la enfermedad.

La gala ‘Inocente, inocente’ que organiza la Fundación Inocente Inocente y se retransmite en Televisión Española en el Día de los Santos Inocentes desde 1995, recauda fondos para proyectos asistenciales y de investigación sobre el cáncer infantil. Los donativos que ha recaudado desde que celebró su primera edición superan ya los ocho millones de euros.

Nervios e ilusión en la gala de 2014

A partir de las ocho de la tarde, los Voluntarios empezaron a llenar la oficina desde donde respondieron las llamadas de los donantes. Habían recibido un cursillo para realizar la actividad, pero aprovecharon los momentos previos a la gala para repasar y comprobar que estaba todo en orden. Era la primera vez de Roberto y Julia, que confesaban que estaban “un poco nerviosos”. A su lado estaban sentados Sergio y Almudena, que bromeaban antes de comenzar: “Se nos pasarán cuando llevemos 100 llamadas. A partir de la 101 ya va todo rodado”.

En la mesa de al lado se sentaron los componentes del grupo Auryn (una ‘boyband’ adolescente formada por cinco chicos españoles), que atendieron llamadas durante un rato. Los Auryn agitaron la sala: llegaron al centro de llamadas, se hicieron fotos con los voluntarios, se sentaron entre ellos, atendieron varias llamadas, cantaron ante las cámaras para recordar a los espectadores que tenían que llamar al 902 30 30 52 y se marcharon para volver a actuar en la gala.

Paloma, de 19 años, acompañó a su padre y se estrenó como Voluntaria Telefónica
 Cuando terminó la primera inocentada de la gala, las donaciones empezaron a llegar. Las aportaciones más habituales iban desde los cinco o diez euros hasta los cien, pero también hubo casos excepcionales de donaciones de 1.000, 6.000 y hasta 10.000 euros. Una de esas abultadas donaciones cogió desprevenida a la voluntaria que atendía la llamada. “¿Perdón? ¿Puede repetir la cifra, por favor? ¿Seis mil? ¿Seis, cero, cero, cero?”, decía al teléfono. Luego comentaba el momento con sus compañeros: “No me lo podía creer. Hasta me he puesto nerviosa”.

Muchos voluntarios aprovecharon para compartir esta actividad en familia. Paloma, de 19 años, acompañó a su padre y se estrenó como Voluntaria Telefónica. “Ya había participado en otros voluntariados, pero nunca había venido aquí”, contaba, “al principio he tenido mucho estrés y las dos primeras llamadas me han salido mal, pero la experiencia está siendo muy buena”.

En los momentos en los que se emitían bromas y los actuaciones, los teleoperadores solidarios se levantaban a comer algo. Comían rápidamente su cena para volver al trabajo y compartían su experiencia con otros compañeros. “Me ha llamado una madre que antes ha puesto al teléfono a su hijo de dos años”, explicaba María Ángeles emocionada, “le ha preguntado al niño que por qué llamaban y él ha dicho que iban a dar dinerito a los niños que están malos”. María Ángeles lleva ocho años participando como teleoperadora en la gala ‘Inocente, inocente’. Explicaba que para ella es un voluntariado muy especial porque su padre falleció por un cáncer.

Pasada la una de la madrugada, las donaciones alcanzaron el millón de euros y los Voluntarios recibieron la noticia con aplausos. La gala concluyó hacia las tres de la mañana con más de 1.300.000 euros recaudados gracias a la generosidad de los espectadores y el esfuerzo de los voluntarios.