Ganadores del certamen VIDA 16.0

El Primer Premio de VIDA 16.0 ha recaído en el proyecto 'Computer Watching Movies', del artista estadounidense Benjamin Grosser

Computers Watching Movies, de Benjamin Grosser

Computers Watching Movies, de Benjamin Grosser




Fundados en 1999 por Fundación Telefónica, los premios VIDA, dedicados al arte y la vida artificial son una de los más importantes convocatorias en el ámbito del arte de nuevos medios. Quince años dedicados a la definición y desarrollo de las nuevas prácticas artísticas contemporáneas, en el contexto de la innovación tecnológica, científica y cultural.

El concurso VIDA fue una iniciativa surgida entre los artistas Rafael Lozano-Hemmer, Susie Ramsey, Nell Tenhaaf y Fundación Telefónica, que nació con el fin de convertirse en una referencia del arte más experimental, que relacionase el arte de vanguardia con la ciencia y la tecnología. Desde sus inicios, los Premios VIDA hicieron una apuesta por fomentar la investigación y el desarrollo de la escena artística a nivel internacional y fueron una de las iniciativas pioneras dedicadas a las manifestaciones emergentes del arte y vida artificial.

El jurado de esta nueva convocatoria VIDA 16.0, formado por los expertos internacionales Honor Harger, Jose Carlos Mariátegui, Marina MacDougall, Mónica Bello, Nell Tenhaaf, Roger Malina y Laura Fernández Orgaz ha fallado en las tres categorías del concurso: Premios Finalizados, Premios Incentivos a la Producción y, por último, el Premio Pioneros VIDA.

Premios Proyectos Finalizados

 

El Primer Premio de VIDA 16.0 (12.000 euros) ha recaído en el proyecto Computer Watching Movies del artista estadounidense Benjamin Grosser. Esta obra nos invita a repensar la realidad heredada de la revolución digital y sus implicaciones sociales, culturales y políticas. El autor diseña un sistema de control de visión cuya originalidad reside en que se aplica al propio ordenador. Esto es, mientras la inteligencia artificial del sistema mira una selección de clips de películas clásicas como “2001: A Space Odyssey” o “Taxi Driver”, se van trazando en la pantalla una serie de líneas heterogéneas que recorren aquellos lugares hacia los que el ordenador dirige la vista, sincronizadas con el audio original. No carente de cierta ironía, este proyecto invoca las tesis clásicas sobre la conciencia de la máquina en la línea de algunas de las obras precursoras del arte y la vida artificial.

 

Cecilia Jonsson, “The iron ring”

 

El Segundo Premio (10.000 euros) de VIDA 16.0 ha correspondido a The Iron Ring de la artista sueca Cecilia Jonsson. Se trata de una instalación que reflexiona sobre la tensión entre la materia orgánica e inorgánica que subyace en el entorno. La autora describe su obra como una serie de ensayos y errores, en un proceso de estrecha colaboración entre técnicos, científicos, herreros, y granjeros que se encontraron durante la investigación. En esta el objetivo consistió en extraer de las inmediaciones de Río Tinto, en el sur de España, hasta 24 kg de hierbas que contenían los 2 gramos de hierro necesarios para la fabricación de un anillo. Este elaborado proyecto dibuja la corta distancia que separa la naturaleza y la tecnología, así como la conciencia ecológica presente en la cultura actual, una cuestión que los premios VIDA han venido reflejando de un modo preciso en los últimos años.

El jurado de VIDA 16.0 ha seleccionado en esta misma categoría de premio un total de ocho Menciones Honoríficas, de entre las cuales se seleccionará el Premio Especial del Público. VIDA invita así a sus seguidores a participar en la votación que tendrá lugar a través de la APP de VOTACIÓN PREMIO del PÚBLICO de FACEBOOK. Este premio, que cuenta con una dotación económica de 6.000 euros, se asignará al proyecto con mayor número de votos entre el 26 de noviembre y el día 5 de diciembre.

Más información aquí