Isaki Lacuesta: “Os animo a ser insensatos”

Fundación Telefónica Documenta abre el plazo para inscripción de proyectos documentales sobre trabajo infantil

Isaki Lacuesta.

Isaki Lacuesta.




 

Madrid, 22 de febrero de 2013.-“Lo que menos te esperas y más te sorprende es lo que suele acabar ganando”. Así es como anima el director de documentales Isaki Lacuesta (Girona, 1975) a la gente, para que participe y envíe sus proyectos al nuevo concurso de documentales de Fundación Telefónica.

Fundación Telefónica Documenta es un certamen online que premiará los tres mejores proyectos que planteen la dirección de un documental sobre el trabajo infantil. Los ganadores realizarán un documental sobre esta temática en Latinoamérica y contarán con un presupuesto de hasta 6.000 euros.

Lacuesta forma parte del jurado que decidirá qué proyectos serán los ganadores. Para él, FT Documenta es una oportunidad única para todos aquellos que quieran participar, ya que “se trata de un proyecto que busca fomentar la creación audiovisual de cara a la concienciación, y que trata de recuperar el foco de atención, (en clara referencia al trabajo infantil) en temas que no son de actualidad”.

Este treintañero gerundense, con más de 20 cortometrajes a sus espaldas y varias películas documentales, ha ganado decenas de premios, tanto nacionales como internacionales, gracias a las historias que cuenta en sus films. Galardones al que él resta importancia, asegurando mientras esboza una sonrisa, que “hay más premios que películas al año”.

Sin embargo, su carrera profesional está claramente marcada por su intención de contar historias de marcado carácter humano. Isaki alerta, no obstante, de que “es muy fácil caer en lo obsceno cuando el objetivo de la la cámara es capturar imágenes de niños trabajando.

 

“Hay que hacer cada trabajo como si fuera el primero y el último porque probablemente lo sea”

“El modelo del mal”, reflexiona, “es en cierto modo acabar pidiéndole al niño que siga trabajando delante de la cámara para conseguir la mejor toma”. Para el director tiene que existir una comunicación y una relación pactada entre quien filma y el filmado, y en el caso de niños, tener el consentimiento de sus padres y tutores es fundamental. 

Hoy por hoy, aunque no se considere nadie para dar consejos, cree firmemente que “hay que hacer cada trabajo como si fuera el primero y el último porque probablemente lo sea” (risas). “Al final”, reflexiona Lacuesta, el rodaje de películas documentales “es como un trabajo diario y más ahora que las nuevas tecnologías te permiten realizar un trabajo continuo”.

Los comienzos en el mundo de la dirección de Isaki iban encaminados a la realización de películas de ficción. Sin embargo, su vida sufrió un “quiebro”, como dicel él, cuando vió la película El encargo del cazador de Joaquim Jordà. Un film con el que descubrió una nueva forma de contar historias y con el que decidió que “quería mostrar lo que yo no conocía y aprender en el proceso” a través de los documentales.

Su pasión por lo que hace, se refleja también en las herramientas que utiliza. “La cámara te permite entrar en lugares que de ningún otro modo podrías entrar”. Una realidad que le permitió vivir con una colonia gitana en San Fernando, Cádiz y en el país africano de Mali.

Al director catalán todavía le quedan muchas historias que contar. Avanza el director  que ahora mismo está haciendo un proyecto de ficción que se llama Murieron por encima de sus posibilidades, una comedia negra que trata sobre cinco tipos que se vuelven locos por culpa de la crisis y deciden secuestrar al presidente del Banco Central.

Por otro lado, tienen pensado hacer un documental sobre la sociedad vasca alrededor de la desaparición de ETA. Un proyecto que le encantaría hacer, pero del que reconoce que no tiene presupuesto

                                                                                                                                                           Francisco Felipe Guzmán