Fundación Telefónica descubre la equinoterapia a los niños y jóvenes con discapacidad

Se trata de una novedosa actividad que está aportando grandes beneficios a la salud de niños y jóvenes que tienen afectado su sistema locomotor

Fundación Telefónica descubre la equinoterapia a los niños y jóvenes con discapacidad.

Fundación Telefónica descubre la equinoterapia a los niños y jóvenes con discapacidad.




 

Madrid, 17 de mayo de 2012.- Más de una decena de voluntarios de Telefónica, coordinados por Fundación Telefónica, han descubierto esta semana los beneficios de la equinoterapia a los niños y jóvenes con discapacidad en la finca “La Ricarda” del Prat de Llobregat, con el apoyo de la asociación Disprat LLeur.

Los voluntarios acompañaron y asistieron a los niños durante todo el desarrollo de actividad.  Había dos voluntarios y un terapeuta en equinoterapia, por cada niño y caballo.

El desarrollo de las actividades estuvo supervisado por técnicos de la asociación y responsables de Voluntarios Telefónica. El contacto con la naturaleza, en un espacio de singular belleza – el delta del Llobregat –, ha contribuido al desarrollo de esta actividad de aprendizaje, lúdica y terapéutica, que ha culminado con paseos en carro por la finca y un picnic.

 

Los beneficios de la equinoterapia para niños con discapacidad

La equinoterapia se basa en el aprovechamiento de los movimientos del caballo, para aportar un gran estímulo neuromuscular a jóvenes afectados a nivel motriz, mejorando su tono muscular y su equilibrio. Además, los chavales entablan un vínculo emocional y de responsabilidad hacia el caballo, asistiéndolo en su higiene y alimentación. En ese sentido, los niños con discapacidades psíquicas y físicas van adquiriendo habilidades personales y sociales con el fin de acercarse a un grado de integración social que les permita desenvolverse en la sociedad actual.

Otro objetivo de esta actividad es poder dar a los padres y familiares un “respiro”, para que puedan disponer de esas horas libres que necesitan para atender otros asuntos o para realizar actividades de ocio que no pueden hacer con sus hijos dependientes.