Las TIC impulsan la revolución del coleccionismo privado al museo social

Las nuevas tecnologías han provocado una revolución en museos e instituciones culturales, tanto en la conservación y difusión de sus fondos y actividades como en su relación con los usuarios, según el último número de la revista TELOS. Cuadernos de Comunicación e Innovación, editada por Fundación Telefónica

De izquierda a derecha, Enrique Bustamante, Jaime Solano, Mayte Ortega, Mario Quijano y José Fernández Beaumont.

De izquierda a derecha, Enrique Bustamante, Jaime Solano, Mayte Ortega, Mario Quijano y José Fernández Beaumont.

Relacionados




 

  • En los últimos años se ha abordado una intensa digitalización del patrimonio para trascender el espacio físico del museo y divulgar sus colecciones, exposiciones y actividades.
  • Las redes sociales y los blogs se han convertido en los mejores aliados de los museos para atraer visitantes, sobre todo los más jóvenes.
  • Con el “museo social” se crea un centro participativo, comunitario y abierto al diálogo y a la interacción con el público, presencial o en la Red.
  • Las redes sociales más utilizadas por los museos son Facebook y Twitter y las instituciones que más las usan son las de arte moderno y contemporáneo.
  • En el museo 3.0 se podrá acceder a los contenidos mediante videocast, podcast, visualización de imágenes en 2D y 3D, talleres didácticos con material multimedia, etc., todo ello de forma realista e interactiva.

Madrid, 28 de febrero de 2012.- El paso del museo almacén, cuya única premisa era conservar sus fondos y divulgarlos, estén expuestos o no en sus instalaciones, a la digitalización del patrimonio; la superación del espacio físico del edificio y los diferentes ámbitos interactivos multimedia -visitas virtuales, mapas, juegos, aplicaciones de realidad aumentada, unidades didácticas para profesores, infografías animadas…- son algunos de los cambios introducidos por las TIC en los museos. Incluso los paneles informativos se han visto sustituidos por pantallas y quioscos interactivos, proyecciones 3D, aplicaciones de realidad aumentada y otros recursos tecnológicos que fortalecen el mensaje expositivo y ayudan a la mejor comprensión de las obras mostradas.

La presentación de la revista, celebrada en el Círculo de Bellas Artes (Madrid), contó con la asistencia del coordinador de TELOS y catedrático de Comunicación Audiovisual y Publicidad de la Universidad Complutense de Madrid, Enrique Bustamante; el editor adjunto de la revista, José Fernández Beaumont; el profesor del Instituto Superior de Arte de Madrid y coordinador del dossier, Mario Quijano; Mayte Ortega, del departamento de Conservación del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, y Jaime Solano, director de Proyectos Multimedia en 2dmayo.com.

 

La Red de redes, la mejor aliada de los museos

La incorporación de los museos a la Red ha sido progresiva: los primeros museos online no concebían su presencia como una plataforma de contenidos, sino como una herramienta publicitaria. A partir de una segunda fase (1998-2001) el contenido toma protagonismo y las webs dejan de ser meras tarjetas de visita para convertirse en herramientas de ocio, aprendizaje, investigación e incluso compras. Hacia 2001-2005, el espacio museográfico en la Red deja de ser una alternativa al físico y se empieza a entender como una extensión o prolongación del mismo.

En la última fase, a partir de 2005, el éxito de los formatos de la Web 2.0 (blogs, foros, wikis, redes sociales, etc.) convierte la participación online en una actividad que gana adeptos, y esto resulta incómodo para los museos, ya que la intervención del público puede poner en peligro la calidad del discurso de estas instituciones.

En su búsqueda de visitantes, sobre todo entre los más jóvenes, el museo ha encontrado en las redes sociales y en los blogs sus aliados más efectivos a la hora de crear una comunidad de seguidores y aprovecharse de la llamada inteligencia colectiva. De hecho, actualmente las TIC han dado lugar a otra etapa: la del museo abierto o el museo más allá del museo. La evolución de este último modelo y la intervención directa del público han hecho surgir el museo social, que supone crear un centro participativo, comunitario y abierto al diálogo y a la interacción. En poco más de un año, los museos han quintuplicado su presencia en las redes sociales: de todas ellas, la más utilizada es Facebook, seguida de Twitter. Por tipologías, la implicación de los museos de arte moderno y contemporáneo en social media es significativamente más alta que en otras categorías.

 

Tendencias de futuro

El museo del futuro experimentará un uso cada vez más extendido de las nuevas tecnologías como elementos expositivos de importancia, con el objeto de reforzar el discurso museístico y pedagógico, atraer visitantes y aumentar la interacción con ellos.

El que ya se empieza a conocer como museo 3.0 es una iniciativa novedosa que ya tiene en proceso de desarrollo una experiencia piloto en España y que pretende una plataforma unificada que cree una nueva forma de acceso a los museos que facilite a los usuarios el conocimiento de dicha cultura virtualmente. Se podrá acceder a los contenidos mediante videocast, podcast, visualización de imágenes en 2D y 3D, talleres didácticos con material multimedia, etc. Todo ello de forma realista e interactiva.

 

Revista TELOS. Cuadernos de Comunicación e Innovación.

TELOS nació en 1985, como una plataforma de la investigación y la reflexión en todo el ámbito de la comunicación social, y se ha consolidado como una publicación única en el panorama editorial español. Como revista de calidad, inscrita en el ámbito de las Ciencias Sociales, la comunicación y la cultura, está destinada a servir de plataforma sobre la investigación original y de trascendencia social, atenta a los nuevos fenómenos y procesos fomentados por las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) especialmente en el ámbito iberoamericano, y preocupada por las aplicaciones de la creatividad y la innovación en la sociedad.

Su actividad se asienta sobre dos principios: la innovación en las TIC y sus complejas interrelaciones con la cultura, la comunicación y la economía; y la conciliación de la perspectiva social y cultural con las lógicas de la economía de mercado, lo que supone un factor clave para conseguir una sociedad más próspera, más participativa y más sostenible.

Relacionados