Telefónica se convierte en patrocinador principal de los Congresos 2012 ‘Lo que de Verdad Importa’ destinados a jóvenes

El pasado 24 de febrero dieron comienzo en Palma de Mallorca los Congresos ‘Lo que de Verdad Importa’, con Rafa Nadal como padrino de excepción. Esta nueva edición 2012 de los Congresos LQDVI cuentan con Telefónica como patrocinador principal, y el impulso de Fundación Telefónica, que contribuye a difundir LQDVI a través de las redes sociales y el site www.lqdvi.fundacion.telefonica.com

De izquierda a derecha, Aitor Ortega, Albert Espinosa, María Franco, Rafa Nadal, Irene Villa y Jaume Sanllorente.

De izquierda a derecha, Aitor Ortega, Albert Espinosa, María Franco, Rafa Nadal, Irene Villa y Jaume Sanllorente.




 

28 de febrero de 2012.- En la presentación del encuentro, el tenista destacó el esfuerzo y la superación como valores importantes para sobreponerse a situaciones difíciles. Historias como las que se escuchan en estos Congresos, “son ejemplos de vital importancia para que los jóvenes tengan otra perspectiva del mundo en que vivimos”, aseguró.

El Congreso reunió a más de 1.300 jóvenes que escucharon tres historias de superación, solidaridad y tenacidad, las de Irene Villa, Jaume Sanllorente y Albert Espinosa. Otras 1.000 personas siguieron el evento en directo vía on line.

En representación de Telefónica participó el Director de Baleares, Aitor Ortega, quien destacó el compromiso de Telefónica con los jóvenes y con su problemática y necesidades. Los jóvenes son un público muy especial, prioritario para nuestra empresa, añadió. Ortega mencionó en este sentido el Programa  Wayra, puesto en marcha por Telefónica, que nació con el objetivo de aportar financiación y asesoramiento a nuevos talentos. Aitor Ortega agradeció a Fundación ‘Lo que de verdad importa’ por organizar "actividades que dejan huella" y a Fundación Telefónica por impulsar "este maravilloso proyecto".

 

Una sonrisa constante

Irene Villa es periodista, psicóloga y autora de los libros “Saber que se puede” y “SOS víctima del terrorismo”, donde plasma sus experiencias, reflexiones y ganas de vivir después de que en 1991 sufriese un atentado con coche bomba perpetrado por ETA en el que perdió las dos piernas y tres dedos de una mano. Recientemente ha publicado otro libro, “Memorias de un fiscal”, donde relata los 30 años de ejercicio profesional del fiscal Ignacio Gordillo. Además, tiene tres carreras y es una gran deportista, actual campeona de España de esquí adaptado.

Para ella, sonreír es fundamental ya que “la vida es más fácil con una sonrisa”. Tras el atentado, su madre le dio dos opciones, “vivir amargados, sufriendo y maldiciendo o mirar hacia adelante y ser feliz”. La respuesta fue clara, y es que “cuando alguien te da esa fuerza y ese optimismo no necesitas nada más”. Ella ha recordado lo que le dijo entonces a su madre: “he nacido sin piernas”.

 

Aprender a disfrutar de las cosas “sin valor”

Hace siete años el joven periodista de información económica Jaume Sanllorente decidió tomarse un tiempo de vacaciones y fue a parar, casi por casualidad, a la India. Sin embargo, este viaje cambió su vida y a su vuelta a Barcelona, dejó su trabajo, vendió sus posesiones y se centró en evitar el cierre de un orfanato en Bombay. Poco después fundó la ONG ‘Sonrisas de Bombay’, la cual hoy realiza diferentes proyectos de salud, educación y desarrollo socioeconómico de los que se benefician más de 6.000 personas.

Sanllorente explicó cómo la pobreza y la vulneración de derechos que vio en este país le hicieron reaccionar y decidió contribuir a mejorar la situación. “Me dieron muchas lecciones, una de las más importantes fue la humildad, descubrí que allí el intruso era yo y tenía que aprender de ellos”. También aprendió, asegura, “a disfrutar de las cosas a las que muchas veces no les damos valor, como la naturaleza”.

 

Debemos tener miedo a vivir sin intensidad

El escritor, guionista y director de cine Albert Espinosa aseguró que “no debemos tener miedo a la muerte, sino a vivir sin intensidad”.  Espinosa ha pasado diez años luchando contra un cáncer que ha superado totalmente. Su experiencia le ha inspirado para escribir algunas de sus obras como el guión de la película Planta 4ª o el libro “El mundo amarillo”.

En su opinión,  “la mejor lección que he aprendido fue perder el miedo a la muerte”. En este sentido, ha asegurado que “cuando me diagnosticaron el cáncer pensé que iba a morir y perdí el miedo a la muerte. Mis compañeros de habitación y yo hicimos un pacto para repartirnos y vivir las vidas de los compañeros que morían. Ahora yo tengo 4,7 vidas además de la mía.”

Las ponencias de Palma se pueden ver completas en el sitio creado por Fundación Telefónica para la difusión de los Congresos LQDVI: www.lqdvi.fundacion.telefonica.com