Fundación Telefónica presenta en Arco las obras ganadoras del certamen internacional VIDA 13.2 sobre arte y vida artificial

Los premios VIDA fueron creados por Fundación Telefónica en 1999 para promover la creación artística, basada en las nuevas tecnologías y la vida artificial. La Feria Internacional de Arte Contemporáneo se celebrará en el Recinto Ferial Juan Carlos I (Madrid) del 16 al 19 de febrero.

Naked on Pluto (2011). Marloes de Valk, Aymeric Mansoux y Dave Griffiths (Holanda, Francia, Inglaterra). Primer premio

Naked on Pluto (2011). Marloes de Valk, Aymeric Mansoux y Dave Griffiths (Holanda, Francia, Inglaterra). Primer premio




 

Madrid. 15 de febrero de 2012.- Fundación Telefónica acude un año más a la Feria Internacional de Arte Contemporáneo ARCO mostrando las obras ganadoras del certamen internacional VIDA que a lo largos de sus trece ediciones se ha convertido en un referente mundial en la investigación artística de la vida artificial.

En esta edición de los premios VIDA los proyectos presentados ofrecen una amplia mirada a la creación artística más experimental y sorprenden por la versatilidad de discursos y la aparición de nuevos lenguajes. Los premiados en esta edición de 2011 conjugan algunas de las formulaciones clásicas de esta disciplina con los desarrollos más revolucionarios en ciencias biológicas y medioambientales, que en las últimas ediciones han ido adquiriendo protagonismo. Destacan en los premiados lo ecléctico de las propuestas, el interés de los procesos creativos distribuidos y abiertos, la experimentación con complejas simulaciones en entornos virtuales y en red, las posibilidades de experimentación con sistemas vivos dinámicos, y la aplicación de nuevas estrategias formales por medio de la performance y del desarrollo a través de prototipos.

En esta edición han recibido 198 proyectos procedentes de 36 países y hay que destacar, especialmente, la participación de España con 51 proyectos (la más numerosa respecto a las ediciones anteriores), México con 18, Argentina y Brasil con 17 y Estados Unidos con 16. Por primera vez concurren artistas procedentes de Chipre, Croacia, Estonia  y Tayikistán.

Naked on Pluto, 2011
Marloes de Valk, Aymeric Mansoux y Dave Griffiths ( Holanda, Francia, Inglaterra).
Primer premio

Los creadores  Marloes de Valk, Aymeric Mansoux y Dave Griffiths han obtenido el primer premio de VIDA13.2 con Naked on Pluto, videojuego online que reflexiona acerca de los medios invasivos con los que se construye el “software social”.

El juego se pone en marcha cuando el usuario se suscribe a la página web del proyecto y accede a una ciudad denominada “ Elastic  Versailles” El jugador tendrá que incorporarse a la dinámica propuesta por las cincuenta y siete entidades de vida artificial que controlan el juego, respondiendo a sus invitaciones y sugerencias, sirviéndose para ello de los datos del perfil de Facebook del jugador. En este sistema de interacciones múltiples, con características que nos recuerdan paraísos reales del juego como Las vegas, el sentido de la identidad se desvanece. El objetivo último del juego es que el jugador se libere de la emergente inteligencia que domina sus movimientos y decisiones. Para ello deberá dotarse de la destreza necesaria para alcanzar la biblioteca, el espacio virtual que alberga todos los datos.

Naked on Pluto expone los mecanismos que nos llevan a ser protagonistas de una realidad simulada, engañosa y habitual en las redes sociales y que está cobrando cada vez más importancia en los hábitos contemporáneos

Ocular Revision, 2010
Paul Vanouse (EE.UU)
Segundo premio

 En Ocular Revision el autor considera la transformación cultural de la noción de vida orgánica y biológica debida a los recientes descubrimientos en biología molecular. Esta idea se plasma en una instalación compuesta por dos imágenes simétricas de la Tierra en las que se ha insertado el ADN de la bacteria E.coli por medio de un sistema de electroforesis realizado específicamente para la obra.

Las dos imágenes gemelas muestran el movimiento del gel de modo que los segmentos del ADN  asimilan el trazado de los continentes. El proyecto reflexiona sobre las variaciones que se dan en las  ciencias de la vida entre los períodos denominados biológicos y post-biológicos, siendo el primero aquel que define la célula cómo unidad básica de la vida, y el segundo el que deriva su atención a un componente no vivo, el ADN, que se valora más como un código que como una sustancia material. Paul Vanouse considera que esto no se trata de una apreciación de escala sino de un cambio sustancial en cuanto a la visión de la vida orgánica y por lo tanto se convierte en una alteración cultural.

Protei, 2010-11
Cesar Harada (Japón-Francia)
Tercer premio

Protei es un proyecto colectivo que nace de la intersección del arte con el diseño interactívo, la ciencia y el activismo medioambiental. Protei se ha desarrollado fundamentalmente para interceptar las manchas de las fugas de petróleo que se desplazan con la corriente en la dirección del viento, lo que se consigue con la ayuda de una larga cola absorbente que navega contra el viento.

Equipado con  un casco cuya forma va variando, aprovecha algunas tecnologías ya existentes y las aplica en un innovador diseño  de bajo coste que se puede implementar con rapidez para dar respuesta a una crisis medioambiental. Protei también se puede utilizar para recoger plástico, medir la radioactividad, monitorizar la calidad del agua, reunir datos sobre el cambio climático y llegar a zonas marinas inaccesibles para el hombre.

Transducers, 2010-2012
Verena Friedrich (Alemania)
Mención Honorífica

Transducers es una instalación compuesta por varios dispositivos de vidrio de laboratorio en cada uno de los cuales se ha implantado un elemento biológico: un único cabello humano. En apariencia, un diminuto cabello es un simple desecho físico, pero, considerando la mera posibilidad del análisis biocientífico, adquiere el status de portador de información genética importante que puede explicar aspectos relacionados con el individuo.

Cada unidad de vidrio contiene también un conjunto de dispositivos mecánicos y componentes electrónicos, con los medios necesarios para producir una respuesta vibratoria audible basada en la lectura del ADN capilar. Los especímenes biológicos generan así un paisaje sonoro en el que se escuchan vibraciones exclusivamente únicas y personales que forman en su totalidad una polifonía de cabellos humanos.