Fundación Telefónica y Cáritas, “Juntos ante la crisis”

Fundación Telefónica se suma a Cáritas en la campaña “Juntos ante la crisis” para recaudar fondos para personas en situación de riesgo a causa de la crisis. La Fundación igualará las donaciones de los empleados de Telefónica en España con un máximo total de hasta 15.000 euros.

Fundación Telefónica y Cáritas "Juntos contra la crisis"

Fundación Telefónica y Cáritas "Juntos contra la crisis"




 

  • Casi 1,5 millones de hogares españoles tienen todos los activos en paro y cerca de un millón de personas no recibe ningún tipo de ingresos. Familias jóvenes con niños, parados de empleos de baja cualificación y mujeres mayores con pensiones mínimas, entre los más afectados por la crisis.
  • Entre las líneas de actuación de la campaña, Cáritas propone ayudas para cubrir las necesidades básicas y para evitar la pérdida de la vivienda.

Madrid, 1 de diciembre de 2011.- Fundación Telefónica, a través de las contribuciones de los empleados de Telefónica, se une al programa que lleva a cabo Cáritas desde hace seis años en favor de los más desfavorecidos como consecuencia de los difíciles momentos económicos que está atravesando nuestro país. Fundación Telefónica hará una llamada a todos los trabajadores de la compañía para que hagan su aportación solidaria, que la misma Fundación igualará con un máximo total de hasta 15.000 euros para incentivar la donación.

“Juntos ante la crisis” es el lema de esta campaña con la que, a través de una donación, se puede conseguir mucho: escuchar y atender a las familias afectadas por la crisis, facilitar ayudas para cubrir las necesidades básicas, ofrecer asesoramiento para evitar la pérdida de la vivienda y proporcionar formación profesional y orientación laboral en la búsqueda de empleo. Para resolver las situaciones de urgencia, Cáritas pone en marcha ayudas de atención primaria, en especie y/o en metálico y también las vinculadas a la incorporación a un proceso que haga viable la autonomía de las personas y familias.

En el apoyo para evitar la pérdida de la vivienda se incluye la información y sensibilización, el acompañamiento y asesoría, la ayuda económica y los centros residenciales de acogida. Por último, para reforzar la formación para el empleo se establecen cursos de formación profesional con protección, maximizar los servicios de información, orientación e intermediación sociolaboral, apoyar y poner en marcha empresas de inserción e iniciativas de autoempleo y economía social.

 

Cifras para la reflexión

En el tercer trimestre de 2011, el porcentaje de hogares con todos los activos en paro asciende al 8,2%, es decir, 1.425.200 hogares. De ellos, cerca de un millón de personas no reciben ingresos ni del trabajo ni del sistema de prestaciones sociales. Además, el 42% de los jóvenes no tienen acceso al empleo. Estos datos dan una idea de la cruda realidad que están viviendo los colectivos más desfavorecidos y que, según todos los indicadores, van a seguir así durante tres años más.

Entre los perfiles de personas que necesitan más ayuda destacan las familias jóvenes (de 20 a 40 años de edad) con niños pequeños; los parados recientes procedentes de empleos de baja cualificación de los sectores de la construcción, la hostelería y, más recientemente, de los sectores industriales; las mujeres, especialmente solas con cargas familiares, generalmente no compartidas, y con problemas de conciliación entre vida familiar y laboral; hombres solos sin hogar, separados o divorciados, que están en paro y sin poder afrontar el pago de un lugar donde vivir, y mujeres mayores con pensiones no contributivas o mínimas, que no llegan a cubrir sus necesidades básicas, o de inmigrantes en situación irregular que ven endurecidas sus condiciones de vida.