La telefonía móvil contribuye más al desarrollo económico en América Latina que en los países de mayor PIB

La rápida difusión de la telefonía móvil en América Latina ha contribuido a su crecimiento económico, así como a la mejora del bienestar de los grupos menos favorecidos, según el libro Comunicación móvil y desarrollo económico y social en América Latina, dirigido por el sociólogo y director del Internet Interdisciplinary Institute de la UOC, Manuel Castells, y editado por Fundación Telefónica / Ariel.

El libro Comunicación móvil y desarrollo económico y social en América Latina, ha sido presentado en la Universitat Oberta de Catalunya en un acto que ha contado con la presencia del sociólogo Manuel Castells (izquierda) y de Javier Nadal, Vicepresidente Ejecutivo de Fundación Telefónica.

El libro Comunicación móvil y desarrollo económico y social en América Latina, ha sido presentado en la Universitat Oberta de Catalunya en un acto que ha contado con la presencia del sociólogo Manuel Castells (izquierda) y de Javier Nadal, Vicepresidente Ejecutivo de Fundación Telefónica.




  • El estudio confirma el impacto positivo de la difusión de la telefonía móvil en el crecimiento del PIB, sobre todo en aquellos países que presentan un menor desarrollo de sus telecomunicaciones móviles: de hecho, en los países de renta alta, esta contribución del móvil es inferior.
  • El aporte de la telefonía móvil en términos de conectividad es más importante que el de la telefonía fija: en los países con una renta menor hay más hogares con teléfono móvil que con una línea fija.
  • La región ha mostrado una gran recuperación macroeconómica tras la “década perdida” de los 80 que la ha situado en el siglo XXI como el grupo con mayor renta per cápita del mundo en desarrollo.
  • Una de las principales contribuciones del móvil al bienestar en la región es mitigar la creciente sensación de seguridad.

Barcelona, 28 de septiembre de 2011.- El libro Comunicación móvil y desarrollo económico y social en América Latina, presentado en la Universitat Oberta de Catalunya, ha sido también coescrito por Mireia Fernández-Ardèvol y Hernán Galperin, y según Castells, “nace de la necesidad de la sociedad y de la industria y del interés científico de los investigadores en proceder al estudio riguroso de la relación entre comunicación móvil, economía y sociedad a partir de datos generados conforme a un diseño de investigación. El análisis se centra en América Latina por ser una de las áreas del mundo con más rápida difusión de la comunicación inalámbrica y por ser un continente en desarrollo”.

Para llevarlo a cabo, se han analizado los resultados de una amplia investigación en la zona, en los últimos diez años, impulsada por el Internet Disciplinary Institute de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), con casos de estudio en Argentina, Brasil, Chile y Perú. En general, el estudio confirma el impacto positivo y medible de la difusión de la telefonía móvil en el crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB y PIB per cápita) y que dicho impacto es mayor en los países de menor renta.

Una mayor penetración móvil, según los autores, contribuye en general a la disminución de la desigualdad; esta conclusión se observa especialmente en el estudio del caso de Puno, en Perú: cuando el uso de esta tecnología contribuye a mejorar algunos aspectos de los procesos comerciales y productivos de los hogares rurales, se observa una subida en los niveles de ingresos. Su uso en el área de influencia de las ferias de Asillo y Taraco es masivo y en un 99% utiliza la modalidad prepago.  Se ha comprobado que los efectos sobre el bienestar son del 20,7% cuando la antigüedad de uso es inferior al año; del 37,7% cuando la antigüedad de uso es superior a los dos años, respecto de los hogares donde no se encuentra usuarios del servicio.

Estos procesos no son estrictamente económicos, sino también sociales (mantenimiento de redes sociales y familiares, acceso a la información y relación con las instituciones).
 

Móviles para todos en la región

A finales de 2009, las tasas de penetración de la telefonía móvil en la gran mayoría de los países de América Latina superaban el 75% (medido en líneas por cada 100 habitantes), lo que aproxima la telefonía móvil a niveles de universalización. Incluso hay países como Argentina con una tasa de penetración de móviles mucho más alta que Estados Unidos.

La difusión de la telefonía móvil en los 18 países analizados de América Latina está claramente por encima del promedio mundial: 92 líneas de teléfono móvil activas por cada 100 habitantes frente a 68 de la media mundial.

Así, en este contexto, la pregunta relevante ya no es la del acceso o no al teléfono móvil, sino cómo y para qué se usa, en qué situaciones y con qué efectos sobre las condiciones de vida y oportunidades de mejora social del conjunto de la población.

Se confirma, por lo tanto, la existencia en la región de una relación inversa entre difusión de telefonía móvil y pobreza: a mayor implantación de la telefonía móvil, menores niveles de pobreza. Pero de lo que no se tiene evidencia, según el estudio, es que la telefonía móvil logre alterar el conjunto de factores que sostienen los elevados niveles de desigualdad en la distribución de la renta.


Beneficios por áreas

En el estudio, el móvil se ha revelado como una valiosa herramienta comunicativa que permite a millones de latinoamericanos enfrentar mejor los múltiples retos de su entorno cotidiano, entre ellos la precariedad laboral, la inseguridad pública, las migraciones familiares y las deficiencias de los servicios públicos.

Entre sus principales beneficios para los habitantes de esta región destaca la ampliación de las oportunidades de empleo, ya que, en contextos de precariedad laboral y bajo nivel de empleo formal, el estar siempre localizable permite a trabajadores no cualificados y pequeños comerciantes participar de nuevos mercados y redes económicas más extensas. Además, el móvil, al disociar la numeración de la referencia geográfica, y por lo tanto los marcadores sociales asociados a ciertas comunidades, permite al trabajador ampliar sus oportunidades de empleo.

Otras contribuciones del móvil al bienestar social de la región es mitigar la creciente sensación de inseguridad que padecen los latinoamericanos, y en los jóvenes, además, convertirse en un vehículo de expresión de identidad individual y marcador de estatus social.