Un grupo de Voluntarios de Telefónica de Argentina ayuda a rescatar una escuela de las cenizas del volcán Puyehue

Voluntarios de Telefónica en Argentina han participado en la limpieza de las cenizas que la erupción del volcán Puyehue dejó en las instalaciones de la Escuela Albergue Nº 245, en la localidad rionegrina de Villa Llanquín.

Un grupo de Voluntarios Telefónica ha querido continuar colaborando con los afectados por la erupción del volcán desarrollando una acción directa.

Un grupo de Voluntarios Telefónica ha querido continuar colaborando con los afectados por la erupción del volcán desarrollando una acción directa.




Buenos Aires, 14 de septiembre de 2011. – Estar allí, cuándo y dónde se necesita, ha sido siempre una de las premisas de los Voluntarios de Telefónica. Y, sobre todo, estar atentos a las prioridades de cada comunidad. Por esto, Voluntarios de Telefónica en Argentina han unido sus esfuerzos a los de los miembros de Red Solidaria, así como al de los padres y profesores de la localidad rionegrina de Villa Llanquín (Argentina), para rescatar la Escuela Albergue Nº 245 de las cenizas de la erupción del volcán Puyehue.

Tres meses después de la catástrofe todavía queda mucho por hacer en la zona, por lo que un grupo de Voluntarios Telefónica, además de haber llevado a cabo una recolecta solidaria, ha querido continuar colaborando con los afectados, esta vez a través de la acción directa.

El pasado 27 de agosto, ayudaron a limpiar las cenizas que dejó la fuerte erupción del volcán Puyehue en la escuela de Villa Llanquín, situada a 49 kilómetros de Bariloche, en una zona netamente rural y a la que acuden unos 35 niños y niñas del lugar. En la actividad participaron Voluntarios Telefónica, miembros de Red Solidaria de Argentina, profesores de la escuela y los padres de los alumnos.

Como nos comenta la voluntaria Cristina Quirno Costa, “fue muy gratificante compartir esta experiencia con los docentes que, además de maestros, son padres, amigos y compañeros de los alumnos, ya que viven con ellos en la escuela durante toda la semana. Toda la comunidad se ha movilizado”.

Tras la emisión de residuos que dejó a su paso el volcán, en el edificio había más de 20 centímetros de cenizas, por lo que las labores de limpieza ocuparon una extensa jornada y hay prevista llevar a cabo una jornada más, para poder remover todo el sedimento.

Esta actividad, que se ha llevado a cabo de manera espontánea y gracias al llamamiento solidario de los Voluntarios Telefónica,  también sirvió cómo punto de partida para poner en marcha futuros proyectos de transferencia de conocimiento y desarrollo social en la región.