Niños de Fundación Telefónica fueron protagonistas del lema “Anotemos un gol por la educación” en la copa Movistar

Más de 150 niños del programa Proniño de Fundación Telefónica llegaron a Puerto La Cruz procedentes de Maturín y Anaco para disfrutar de los entrenamientos y acompañar al campo a las selecciones de Venezuela y España durante el inédito encuentro amistoso que paralizó al país

Jose María Alvarez Pallete, presidente de Telefónica Latinoamérica saluda a los niños de la Fundación Telefónica minutos antes de entrar al campo con los jugadores.

Jose María Alvarez Pallete, presidente de Telefónica Latinoamérica saluda a los niños de la Fundación Telefónica minutos antes de entrar al campo con los jugadores.




Caracas, 9 de junio de 2011.- “Qué emocionante es estar aquí”, fue una de las frases más escuchadas por los niños de las escuelas Proniño de Fundación Telefónica que asistieron a Puerto La Cruz los días 6 y 7 de junio, para disfrutar de los entrenamientos del partido amistoso entre las selecciones de Venezuela y España, además de acompañarlos al campo el día del esperado encuentro para optar por la Copa Movistar. El programa Proniño contribuye a erradicar el trabajo infantil a través de una educación de calidad.

Bajo el lema “Anotemos un gol por la educación”, y en el marco del “Día Mundial contra el Trabajo Infantil” que se celebra este 12 de junio, 80 alumnos del colegio “Teresita González Quevedo” ubicado en Anaco, una de las escuelas que atiende el programa Proniño de Fundación Telefónica en nuestro país, se trasladaron este lunes 6 de junio a Puerto La Cruz con las ansias de ser de los pocos privilegiados que disfrutaron en primera fila de los entrenamientos que, tanto la selección de Venezuela como la de España, ofrecieron en el estadio de fútbol José Antonio Anozátegui.

“¿Dónde está Arango?”, “¿Dónde está Piqué?”, se preguntaban con sus ojitos repletos de emoción, mientras se sentaban en las gradas y desplegaban grandes pancartas dibujadas por muchos de ellos que decían: “Bienvenida España, campeona del mundo” o “¡Arriba Vinotinto!”.

Ataviados con la camiseta “Anotemos un gol por la educación”, lema escogido por la Fundación Telefónica para concientizar contra el trabajo infantil durante este encuentro amistoso, los niños disfrutaron una tarde repleta de emoción, fanatismo deportivo y alegría que también contagió al público asistente.


La emoción del juego
El martes 7 de junio todo estaba listo para disfrutar de la Copa Movistar. Y para ello, los 80 niños del colegio “Teresita González Quevedo” de Anaco y las 70 niñas de la escuela “Virgen Misionera de la Esperanza” de Maturín -de los 17.200 niños y más de 250 centros educativos que atiende el programa Proniño en toda Venezuela-, llegaron más dispuestos que nunca para aupar a las selecciones y compartir con sus jugadores.

Minutos antes de que comenzara la transmisión televisiva, los pequeños de Fundación Telefónica fueron alineados a la izquierda y a la derecha del largo túnel que conducía al campo de juego. Iban a acompañar a la oncena venezolana y a la española. Sus caritas no podían describir más emoción de la que mostraban.

Muy cerca de ellos los saludaban Juan Antonio Abellán, presidente de Telefónica Venezuela y José María Alvarez Pallete, presidente de Telefónica Latinoamérica, quienes compartieron gratamente con los chicos que se sentían orgullosos al portar las banderas de Venezuela y de España, mientras afuera el público aplaudía presintiendo el comienzo del juego más esperado.

Y el momento llegó. Los niños Proniño salieron del túnel tomados de la mano de los 22 jugadores de España y Venezuela, para luego alinearse frente a ellos mientras sonaban los himnos nacionales de ambos países. El juego estaba por comenzar y los niños de la Fundación Telefónica fueron testigos presenciales de una inolvidable velada deportiva.
 

“Anotemos un gol por la educación”
Fundación Telefónica está convencida de que la educación es la herramienta clave para eradicar el trabajo infantil. Es por eso que organizó la siguiente acción sensibilizadora durante el medio tiempo del juego. Los asistentes pudieron disfrutar de un dinámico performance con más de 300 bailarines desplegados en todo el campo al ritmo de un fondo musical muy emotivo. Iban formando cartones de colores azul y blanco, mientras una voz en off los aupaba a contar “1,2,3” y desplegaban el lema: “Anotemos un gol por la educación”, que también se leía al mismo tiempo en enormes vallas de Led y en la pantalla electrónica del estadio.

Sin duda, un día inolvidable para los niños del programa Proniño de la Fundación Telefónica. Un día para concientizar contra el trabajo infantil en el mundo.