De niño trabajador a mecánico automotriz

Para algunos, una familia numerosa es causa de felicidad y satisfacción. Para otros, en buena medida, es causa de problemas económicos. Para José Manuel Durán, beneficiario chileno del programa Jóvenes Fundación Telefónica, es motivo de ambas cosas.

José Manuel ya es mecánico automotriz gracias al apoyo que le brindó el programa Jóvenes de Fundación Telefónica

José Manuel ya es mecánico automotriz gracias al apoyo que le brindó el programa Jóvenes de Fundación Telefónica




5 de abril de 2011.- La familia de José Manuel Durán está compuesta por él y cinco hermanos. Esta fue una de las razones por las que a sus once años, y antes de conocer a Proniño, tuvo que empezar a trabajar. También es una de las razones por las que entiende el porqué algunas familias chilenas han decidido estar conformadas por pocos integrantes, tal como lo afirma la más reciente encuesta sobre natalidad realizada por la Universidad Católica de Chile.

Según el estudio, el país suramericano está por debajo de la “tasa de reposición”, es decir, está teniendo menos nacimientos de los requeridos para renovar la población actual. Siguiendo la encuesta, en Chile debería haber 2,1 hijos por familia, ahora hay 1,9.

A pesar de que la formación de la mujer es una causa importante para la disminución de la natalidad, las principales razones expuestas por ellas para no tener más hijos fueron de orden económico: “Tener hijos hace más difícil que la mujer trabaje (53%) y los niños son difíciles de mantener (51%)”

José Manuel y su familia entienden estas razones. Sin embargo, hoy agradecen las oportunidades de la vida. Este joven, de 23 años de edad, ya es todo un mecánico automotriz gracias al apoyo que le brindó el programa Jóvenes de Fundación Telefónica para realizar sus estudios superiores.  Aunque ya es padre, seguramente seguirá la tendencia de baja fecundad que registra su país.