Las publicaciones electrónicas facilitarán una experiencia lectora multiformato y más completa

El sector de producción literaria en España es sin duda uno de los más potentes del continente europeo: entre los mayores de 14 años, el índice de lectura de libros alcanza el 54,6%, el de periódicos el 75,9%, el de revistas el 46,8% y un 13,4 lee tebeos o novelas gráficas

De izquierda a derecha: José de la Peña Aznar, Director de Conocimiento en Red de Fundación Telefónica; Santos Palazzi, Director del Área de Mercado de Masas del Grupo Planeta; Antonio Castillo Holgado, Fundación Telefónica; Joaquín Álvarez de Toledo, Director del Círculo de Lectores de Barcelona.

De izquierda a derecha: José de la Peña Aznar, Director de Conocimiento en Red de Fundación Telefónica; Santos Palazzi, Director del Área de Mercado de Masas del Grupo Planeta; Antonio Castillo Holgado, Fundación Telefónica; Joaquín Álvarez de Toledo, Director del Círculo de Lectores de Barcelona.




  • Internet será el elemento habilitador de nuevas posibilidades de modelos de negocio aún no definidos alrededor del mundo de la lectura y reunirá a agentes actuales del mundo editorial y digital
  • El hecho de que el lector pueda independizar el contenido del continente o formato hace posible que la lectura se haya “liberado” del dispositivo y que muchos editores opten por el formato del archivo que se adapta y reformatea según el dispositivo y pantalla
  • Las publicaciones electrónicas traerán una nueva forma de consumir contenidos multiformato, multidispositivo, discontinua, sincronizada, personalizada, multimedia y social, ya que la lectura conllevará el acceso a gráficos animados, galerías de fotos, vídeos o fragmentos de audio integrados en el texto
  • En el caso de los periódicos y las revistas es donde más innovaciones se verán en los próximos años en cuanto a la forma  de navegar y consultar la información


Barcelona 16 de Marzo de 2011.-  Las publicaciones electrónicas facilitarán una nueva experiencia de lectura multiformato y más completa que la tradicional, según el tercer informe monográfico de la Sociedad de la Información en España 2010, El futuro de las publicaciones electrónicas, publicada por Fundación Telefónica / Ariel.

La presentación del informe ha contado con la presencia del director de Conocimiento en Red de Fundación Telefónica, José de la Peña; el director del área de mercado de masas del Grupo Planeta, Santos Palazzi; el director del Círculo de Lectores de Barcelona, Joaquín Álvarez de Toledo, y el coordinador del proyecto “España digital” de Fundación Telefónica, Antonio Castillo Holgado.

La producción editorial está asociada al nivel cultural de una nación por lo que, además del peso que representa en la economía disponer de una industria potente en este sentido, es un indicador más del grado de desarrollo de un país. El sector de producción literaria en España es sin duda uno de los más potentes del continente: según el informe sobre el sector editorial español, del año 2008, la lectura en sus diversas modalidades es un hábito muy común entre toda la población española. Entre las personas mayores de 14 años, el índice de lectura de libros alcanza el 54,6%, el de periódicos el 75,9%, el de revistas el 46,8% y un 13,4 lee comics o novelas gráficas. Tan solo un 9,9% de la población no lee en ninguno de estos medios.

El informe recoge en los primeros capítulos un análisis del sector de las publicaciones teniendo en cuenta la evolución de la producción literaria y los hábitos de lectura de los españoles. En segundo lugar describe la situación actual del proceso de digitalización de las publicaciones, tanto libros como revistas o periódicos. El siguiente apartado se centra en explicar los dispositivos de lectura con que se cuenta en la actualidad centrándose en los e-readers y los tablet. Se tratan los formatos de las publicaciones electrónicas, sus ventajas e inconvenientes en los e-books, periódicos electrónicos y revistas electrónicas.  

Además tratan en detalle las nuevas cadenas de valor en el sector de las publicaciones  y los principales puntos de conflicto con la cadena de valor tradicional. Como último tema se explican las tendencias en publicaciones electrónicas, principalmente las nuevas formas de crear y consumir contenidos, nuevos modelos de propiedad intelectual y nuevos modelos de negocio. Finalmente, el informe concluye con la transcripción del think tank de expertos el futuro de las publicaciones electrónicas desde diferentes visiones.

Los nuevos dispositivos facilitan la lectura al usuario
Al igual que ha pasado en otros sectores como la música, los formatos de lectura tienen especial relevancia, ya que pueden abrir la puerta a nuevas formas de acceder a la información y de navegar por contenidos. En el caso de los libros electrónicos, la lectura es muy similar a la que se realiza en papel, pero el hecho de poder cambiar el tamaño de las fuentes, por ejemplo, es algo muy valorado entre la población con dificultades visuales.

Por otro lado el hecho de poder independizar contenido de continente hace posible que la lectura se independice del dispositivo, lo que por ejemplo, permite comenzar a leer un libro en un e-reader y continuar en un PC en el lugar donde se dejó. En la actualidad el mercado se debate entre los formatos propietarios donde el contenido sólo se puede reproducir en dispositivos de un fabricante, como los utilizados por Amazon, y formatos de carácter más abiertos como el ePub, basado en una archivo ZIP que contiene tres archivos XML basados en estándares de código abierto y que está especialmente pensado para e-Readers pues el formato del archivo se adapta y reformatea según el dispositivo y pantalla.

En el caso de los periódicos y las revistas es donde más innovaciones se verán en los próximos años en cuanto a la forma  de navegar y consultar la información. Los modelos de navegación e interacción de las versiones para tablets de las revistas aún no están estandarizados, lo que de momento supone un inconveniente para el usuario. En un futuro próximo la manera en la que nos aproximaremos a la lectura de las revistas digitales puede ser una prolongación de la experiencia física. Se trata de disponer de cualquier revista en cualquier momento y en cualquier lugar.

Un ejemplo de innovaciones en este sentido puede ser la lectura en la oscuridad o la posibilidad de interactuar  con los contenidos y así poder enviarlos por correo electrónico o mandarlos a redes como Facebook o Twitter entre otras múltiples opciones.  En definitiva, los nuevos esquemas de navegación y ordenación de datos, el acceso a gráficos animados, galerías de fotos, videos o audios integrados en el texto van a ofrecer una experiencia de lectura diferente y más completo.

Nuevas formas de crear y consumir contenidos
La digitalización en sí permite realizar un consumo de la información diferente al que se realizaba hasta ahora.  Además, el formato digital permite leer el contenido  en cualquier lugar, o momento y desde cualquier dispositivo, y es posible sincronizar  la lectura con diferentes dispositivos por lo que se conserva todos los datos que los hacen personales, es decir, anotaciones, el punto de lectura, etc.

Como otra visión de la personalización de contenidos hay que hablar de los libros personalizados que se pueden transformar a formato papel utilizando para ello la tecnología de impresión bajo demanda. Según este modelo, el usuario podrá personalizar el contenido, mezclar contenidos de varias publicaciones, semejante a la técnica del mashup, y crear una obra adaptada a sus necesidades en formato papel. Por lo que las publicaciones electrónicas traen una nueva forma de consumir contenidos multiformato, multidispositivo, discontinua, sincronizada, personalizada, multimedia y social.

Por otro lado, hasta ahora, el sentido de la producción tanto literaria como la de periódicos y revistas había sido unidireccional del autor o redactor/editores a los lectores, sin que hubiera posibilidad de interacción. Pero está claro que el fenómeno 2.0 está cambiado este hecho ya que contribuye a establecer conversaciones en ambos sentidos y permite que el sector pase de estar centrado en los Libros/diarios/revistas a estar centrado en los lectores. Sin duda los periódicos ya hace tiempo que se percataron de esto y han incorporado funcionalidades más sociales relacionadas con la inclusión de comentarios a las noticias, votaciones, sondeos de opinión a través de la web, etc.

En el mundo de los libros y las revistas esta tendencia todavía no está tan asentada.  Algunas herramientas en la Web ya disponibles permiten, por ejemplo, realizar una lectura social de los libros e introducir comentarios en ellos, de manera que el lector es capaz de leer las anotaciones que otros lectores realizan sobre el contenido. En otros casos se propone llegar a crear colaborativamente el libro.  

Nuevos modelos de negocio
Internet será sin duda el elemento habilitador de nuevas posibilidades de modelos de negocio alrededor del mundo de la lectura. Las posibilidades de innovación en lo relativo a modelos de negocios  son elevadas. Ya no existe la restricción de compra de contenidos según ejemplares, sino que se abre la puerta desde la adquisición de pequeños contenidos. A partir de ahora se podrán adquirir desde capítulos de libros o noticias de periódicos, hasta el acceso a todo el catalogo de libros de una editorial o las hemerotecas enteras de periódicos y revistas. Este modelo podría tener gran acogida, sobre todo en los libros sobre utilidades más que en libros de literatura tradicional, ya que de esta forma el usuario no necesitaría comprar todo el contenido cuando solo está interesado en una parte bien definida.

También el formato digital permite nuevas opciones de financiación, por ejemplo, la financiación por publicidad sería novedosa en el terreno de los libros, aunque este modelo ya se utiliza en periódicos y revistas. Actualmente en el terreno de los libros esto no ocurre y los ingresos proceden del pago por parte del usuario en el momento de la compra. El acceso a libros digitales permitiría la inclusión de algún tipo de publicidad y en la actualidad, este tipo de modelo ya se plantea en sus diversas opciones ya que beneficiaría tanto al editor por conseguir un ingreso extra, como al usuario que podría ver reducido el precio de compra de los ejemplares aceptando el consumo de una publicidad definida.