180 niños y niñas beneficiarios de Proniño celebraron la Navidad en la sede de Telefónica en México D.F.

Los beneficiarios del programa Proniño acudieron a la torre Telefónica en donde los Voluntarios prepararon varias actividades recreativas para ellos

180 niños y niñas beneficiarios de Proniño celebraron la Navidad en la sede de Telefónica en México D.F.

180 niños y niñas beneficiarios de Proniño celebraron la Navidad en la sede de Telefónica en México D.F.




  • Durante una semana los colaboradores armaron “aguinaldos” de dulces que beneficiaron a seis instituciones de beneficencia.

México D.F., 15 de diciembre de 2010.- Llegaron las fiestas navideñas y con ellas la oportunidad de hacer felices a los niños de Proniño, que en esta ocasión visitaron la Torre Telefónica para convivir con los colaborad ores  quienes organizaron actividades recreativas para ellos en diversos pisos.

Las Direcciones de Sistemas, Operaciones, Marketing Operativo, Soporte, Recursos Humanos, entre otras, organizaron juegos como “El Rey Pide” lo que permitió que aquellos que no se unieron a algún grupo de voluntarios pudieran participar desde sus escritorios y así los niños cumplieran con la dinámica de cada juego. Algunos llevaron payasos y otros más prefirieron los juegos de mesa  y hasta hicieron magia para los pequeños.

Previo al evento denominado “Regalando Sonrisas”, los colaboradores crearon “aguinaldos” o bolsas con dulces que entregaron directamente a los beneficiarios del programa una vez que realizaron las actividades recreativas y los acompañaron para elegir uno de los 200 juguetes disponibles para ellos.

La meta era crear 180 “aguinaldos“ de dulces para entregar a nuestras visitas, pero gracias a la participación del personal de Telefónica México, se reunieron 1778 bolsas que fueron donadas a instituciones de beneficencia que apoyan a niños de la calle, con capacidades diferentes y de escasos recursos.
 
Gracias a todos los que hicieron posible este momento, esperamos seguir contando con su apoyo el próximo año para que las sonrisas se multipliquen.