Fundación Telefónica y MARCO, Museo de Arte Contemporáneo de Vigo, presentan una exposición retrospectiva dedicada a Virxilio Vieitez

La exposición se podrá visitar en el Museo de Arte Contemporáneo de Vigo hasta el 24 de abril de 2011

En la foto aparecen, entre otros, el Alcalde de Vigo, Abel Caballero (segundo por la izquierda) y Francisco Serrano, Director de Fundación Telefónica (primero por la derecha).

En la foto aparecen, entre otros, el Alcalde de Vigo, Abel Caballero (segundo por la izquierda) y Francisco Serrano, Director de Fundación Telefónica (primero por la derecha).




Madrid, 22 de octubre de 2010.- Cuando se cumplen dos años del fallecimiento de Virxilio Vieitez (Soutelo de Montes, Pontevedra, 1930-2008), se ha inaugurado en las salas del MARCO una retrospectiva de este fotógrafo, realizada en coproducción con Fundación Telefónica.

La exposición, que se podrá visitar en el Museo de Arte Contemporáneo de Vigo hasta el 24 de abril de 2011, viajará más adelante a las salas de Fundación Telefónica en Madrid, para recorrer después otras ciudades españolas.

La existencia de un importante archivo familiar que guarda la totalidad de la producción de Virxilio Vieitez ha hecho posible esta exposición, en la que se presenta la obra de un  fotógrafo cuyos trabajos han adquirido con el paso del tiempo un indudable valor artístico y social por la confluencia de diversos géneros y factores.

Además de los trabajos más conocidos de este fotógrafo, se presenta una gran cantidad de obras inéditas, entre ellas fotografías en color y vintage, en una selección comisariada por la italiana Enrica Viganò, especialista en fotografía.

La muestra incluye un total de 293 fotografías expuestas en salas —261 en blanco y negro y 32 en color— fechadas entre 1953 y 1980 de las que más de la mitad son trabajos inéditos, a las que se suman los 142 vintage exhibidos en vitrinas. Una sala biográfica y la proyección del documental Virxilio Vieitez. Más allá del oficio, realizado por José Luis López Linares en 2004, con entrevistas a Virxilio y a su hija Keta Vieitez, completan el discurso expositivo.

Los trabajos inéditos que se presentan en la exposición, seleccionados tras un largo período de estudio, muestran la originalidad que poseía Vieitez a la hora de interpretar el género del retrato fotográfico. Así, una sala está enteramente dedicada a las fotografías destinadas a los documentos de identidad, realizadas siempre sobre un fondo blanco, que ofrecen una representación etnográfica de gran valor, a través de rostros de personas que, aun con su singularidad y características propias, componen el retrato de un pueblo.

La exposición concluye con las primeras fotografías en color de Vieitez, obras que marcan el avance de una época en la cual la innovación tecnológica coincide con cambios políticos y sociales que desencajan y fuerzan también el lenguaje fotográfico.