Internet abre nuevos modelos de negocio a los desarrolladores de videojuegos

6ª Jornada del Ciclo "Internet y las Nuevas Tecnologías crean nuevas profesiones" de Fundación Telefónica

De izda. a dcha., el director de Debate y Conocimiento de Fundación Telefónica, José de la Peña; el fundador y CEO de Bitoon Games, Fernando Piquer; el emprendedor y creador de Ideateca, Eneko Knörr, y el vicepresidente ejecutivo de Fundación Telefónica, Javier Nadal.

De izda. a dcha., el director de Debate y Conocimiento de Fundación Telefónica, José de la Peña; el fundador y CEO de Bitoon Games, Fernando Piquer; el emprendedor y creador de Ideateca, Eneko Knörr, y el vicepresidente ejecutivo de Fundación Telefónica, Javier Nadal.




  • La industria de los videojuegos en España está pasando de las grandes multinacionales a pequeñas compañías por las posibilidades de distribución de la Red.
  • El salto al extranjero de los videojuegos desarrollados en nuestro país, aunque reporta grandes beneficios, no es conocido por el gran público.
  • El coste de producción de un videojuego prácticamente ha desaparecido gracias a Internet y a los sistemas de emisión y recepción de la Red: la mayoría de ellos son de acceso gratuito.
  • Aunque el pago simbólico de un videojuego multijugador on line lo realice un bajo porcentaje de los usuarios, son tantos los millones de jugadores conectados que esa retribución resulta muy significativa.
  • Hoy el usuario puede desarrollar en su domicilio una mecánica de juego o un prototipo que puede convertirse en un caso de éxito y reportarle beneficios.
  • El encuentro pudo seguirse en directo, vía streaming, en www.fundaciontelefonica.com/debateyconocimiento

Madrid, 14 de octubre de 2010.- Internet ha abierto nuevos modelos de negocio a los desarrolladores de videojuegos, que sitúan con fuerza sus productos en el mercado extranjero, según concluyen los expertos convocados ayer por Fundación Telefónica en la conferencia “Desarrollador de videojuegos”, perteneciente al Ciclo “Internet y las Nuevas Tecnologías crean nuevas profesiones”.

El ciclo, que contó esta vez con la presencia del fundador y CEO de Bitoon Games, Fernando Piquer, y el emprendedor y creador de Ideateca, Eneko Knörr, un laboratorio de ideas en el ámbito de los videojuegos, profundiza en las nuevas oportunidades que el cambio tecnológico está produciendo en el mundo del empleo y que se traducen en nuevas actividades y profesiones que surgen y se definen por la práctica.

En esta ocasión, los ponentes abordaron la profesión del desarrollador de videojuegos, un profesional que diseña y crea un videojuego desempeñando un trabajo multidisciplinar en el que destaca la creatividad (trama, música, diseño de personajes, etc.), el género (aventura gráfica, acción, estrategia en tiempo real, rol, etc.), la plataforma en la que se ejecuta el juego y la forma de visualización (2D, 2.5D y 3D).

Según Knörr, en el desarrollo de los videojuegos están implicados muchos profesionales: los programadores, que provienen de las ingenierías y las matemáticas, “gente autodidacta que ha aprendido por su cuenta”; los grafistas, responsables de las herramientas que se van a usar; los diseñadores, “quienes piensan el juego y diseñan sus niveles”; los músicos, los beta tester, “la profesión más querida”, quienes deben tener sentido crítico y saber comunicar los fallos del juego a los desarrolladores; etc. La formación continua de estos profesionales resulta fundamental, en opinión de Knörr, a través de las publicaciones especializadas y los foros de nivel.

Videojuegos en Internet: de la multinacional a la pequeña empresa
Los videojuegos, antes en manos de las multinacionales que depositaban el producto final en las tiendas, han pasado a estar en las manos del usuario gracias a las plataformas on line. Empresas del sector como XBOX o Nintendo están creando estas plataformas de libre acceso. De hecho, según Knörr, cualquier persona desde su casa puede desarrollar una aplicación en un juego, ponerla a disposición del público y constituir un caso de éxito. Además, otro de los cambios importantes es la posibilidad de jugar gratis, ya que los videojuegos en la Red y para el móvil viven de la publicidad y los millones de personas que pueden llegar a jugar a un videojuego compensan.

Fernando Piquer, fundador y CEO de Bitoon Games, considera que, antes que un producto de consumo, el videojuego es una obra cultural y artística, “premisa necesaria para desarrollar un juego verdaderamente grande”. En ese sentido, la mejora de los videojuegos se realiza de forma cooperativa: cualquier perfil puede aportar su visión creativa, ya que “cada persona aporta sus habilidades y conocimientos y se mejora así el proyecto”. Para Piquer, lo realmente costoso es crear cada uno de los elementos del videojuego, pulirlo y mejorarlo.

Un nuevo modelo de negocio basado en el acceso gratuito
El modelo de negocio que Piquer plantea es el “free2play”, es decir, jugar con acceso libre, sin pagar. Así, Piquer considera que Internet es una plataforma donde se generan multitud de modelos de negocio que, hasta ahora, eran inviables, pero que son ante todo independientes de las grandes corporaciones. Gracias a la distribución digital y al uso de la banda ancha, los videojuegos generan negocio y crean industria de exportación. “En España cada vez más pequeñas compañías desarrollan sus productos, los venden al extranjero y casi nadie habla de ellos”, posibilidad –la de que “tu videojuego llegue a cualquier parte del mundo”– que Piquer considera una gran ventaja.

El negocio de los videojuegos se basa, paradójicamente, en el acceso gratuito. Los videojuegos multijugador “persistentes” tienen un valor real para el usuario, ya que los personajes van acumulando el valor que le ha ido aportando cada jugador, personajes que se pueden comprar mediante pagos simbólicos de uno o dos euros a la hora de que un jugador quiera ahorrarse el tiempo de superar una serie de niveles o conseguir objetos y power up.  El negocio consiste en que aunque pague poca gente –apenas un 2%–, hay tantos millones de usuarios conectados que la retribución es significativa: “te puedes permitir el lujo de que a la gente le salga gratis y algunos quieran pagar”. De hecho, Piquer ha señalado que el coste de producción en el mundo on line prácticamente ha desaparecido gracias a los sistemas que transmiten y reciben un conjunto de bits por Internet.

Las especialidades del desarrollador de videojuegos
Para Piquer, mucha gente se plantea ahora una oportunidad laboral que antes no existía. El terreno profesional es muy amplio: desde la posibilidad de vincular una marca de gran consumo al ocio de los usuarios al desarrollo de los videojuegos multijugador para Internet y teléfono móvil, pasando por los juegos basados en licencias de animación y las comunidades virtuales donde los niños pueden interactuar con sus personajes favoritos de la televisión.

Con respecto a la formación necesaria, Piquer señala que no tiene por qué ser específica, ya que siempre hay necesidades que se pueden cubrir: el diseñador, que se encarga de las reglas del videojuego y se encarga del libro de instrucciones, puede ser por ejemplo un historiador, pues “las ganas de crear y de aportar suplen muchas veces carencias de experiencia”. En cada videojuego puede haber implicados quince desarrolladores más cinco o seis freelance y cada personaje requiere a un artista conceptual, quien dibuja el boceto en dos dimensiones que, posteriormente, desarrollan los grafistas y los animadores. Además, hay que generar objetos de juego y gestionar el comportamiento físico del entorno, tarea esta última de la que se ocupan los programadores de inteligencia artificial. En opinión de Piquer, “no hay que saber de todo, sino tener una gran sensibilidad en alguna de las áreas”.

Los juegos multijugador y por Internet han de ser, ante todo, permanentes –lo que Piquer denomina la cualidad de la persistencia–; es decir, cada usuario hace crecer a su equipo y cuando se vuelve a conectar comprueba que ha acumulado los puntos. Además, las pequeñas mecánicas de juego o prototipos que los usuarios desarrollan en sus casas les pueden servir a posteriori para trabajar en una compañía grande.  “Cualquier persona en su casa con un iPad o un iPhone puede desarrollar sus aplicaciones”, afirma Piquer.