El poder adquisitivo de los hispanohablantes en Estados Unidos asciende a 700.000 millones de dólares

El foro "El idioma español como factor de atracción del talento" se enmarca en el Plan de Atracción de Talento y Emprendedores de INVEST IN SPAIN

Los alumnos del IES La Ería (Oviedo) se hermanan con sus compañeros de un colegio madrileño ganadores de un concurso dedicado a la Unión Europea y los jóvenes.

Los alumnos del IES La Ería (Oviedo) se hermanan con sus compañeros de un colegio madrileño ganadores de un concurso dedicado a la Unión Europea y los jóvenes.




  • Según los expertos, la Enseñanza del Español como Lengua Extranjera debería ser considerada sector estratégico de la política española
  • El idioma español constituye uno de los principales focos de atracción de personal cualificado extranjero: de hecho, es el idioma vehicular de empresas extranjeras que lo utilizan para coordinar las actividades de sus filiales
  • España es el segundo inversor mundial en América Latina después de Estados Unidos
  • Los hispanos han impulsado 1,7 millones de compañías en Estados Unidos
  • Sin embargo, el peso demográfico de los usuarios hispanohablantes no es todavía equivalente a su uso en el mundo: 150 millones de usuarios que hablan español frente a los más de 500 millones angloparlantes
  • El número de webs en español apenas alcanza el 4% frente al 50% en inglés, pero en el ámbito de los medios de comunicación on line, los medios hispanohablantes ocupan el segundo lugar por número de visitas
  • Los expertos creen que, frente al inglés, se ha perdido la posibilidad de utilizar el español en el ámbito del pensamiento científico

Madrid, 10 de junio de 2010.- El poder adquisitivo de la población hispana en Estados Unidos asciende ya a más de 700.000 millones de dólares, uno de los indicadores más de la necesidad de que la enseñanza de nuestra lengua sea considerada ya sector estratégico de la política española, según los ponentes de la jornada “El idioma español como factor de atracción de talento”, organizado por INVEST IN SPAIN y Fundación Telefónica, cuyo objetivo ha sido poner de manifiesto el papel de la lengua española en la atracción de talento exterior.

El director del Área de debate y conocimiento Fundación Telefónica, José de la Peña, y el consejero delegado de INVEST IN SPAIN, Javier Sanz, abrieron una jornada en la que participaron el catedrático de Economía Aplicada de la Universidad Complutense de Madrid, José Luis García Delgado; el vicedirector de la Real Academia Española, José Antonio Pascual; la directora general de Desarrollo Digital de Unidad Editorial, Rosalía Lloret; y el catedrático de Economía Financiera de la Universidad Autónoma de Madrid, Juan José Durán.

Para los expertos, el español juega un papel fundamental en la atracción de talento del exterior. Según Javier Sanz, “España tiene una gran oportunidad de atraer talento internacional, no sólo por ser una gran potencia turística, sino por el porcentaje de alumnos europeos que deciden venir a completar su formación a nuestro país”; en ese sentido, ha señalado las variables que determinan esa atracción de talento: la variable de entrada a través de las escuelas de negocio, los elementos que facilitan la creación de clusters de conocimiento –como el talento o la tolerancia–, el entorno socioeconómico y la lengua española como elemento vehicular de primer orden y patrimonio de todos los países que la comparten.

Por su parte, José Luis García Delgado aseguró que se ha de valorar más la dimensión que de elemento de comunicación internacional tiene nuestra lengua: “nuestras empresas internacionales obtienen hasta el 60% de sus beneficios fuera de España, lo que demuestra que se pueden hacer negocios a nivel internacional hablando español”, ha asegurado en referencia a este fenómeno. “El ensanchamiento del territorio físico y humano del español ha adquirido en los últimos años una gran notoriedad, en especial en Brasil y en Estados Unidos”, ha indicado García Delgado, aunque nuestro gran déficit está en el retraso en hacer del español lengua científica y tecnológica y la ausencia de una política firme de promoción del español. “La Enseñanza del Español como Lengua Extranjera merecería considerarse como un sector estratégico de la política española”, ha aconsejado el director del programa “El valor económico del español” a propósito de la necesidad de prestigiar la lengua en foros internacionales.

José Antonio Pascual, quien no se muestra nada optimista con respecto al uso del español en el pensamiento científico –”hasta ahora hemos perdido esa batalla”–, ha indicado que los lingüistas también pueden aportar valor a la lengua a través de la realización de corpus de léxico y de diccionarios: “se trata de herramientas que hacen falta y que no obedecen a ocurrencias inmediatas”, ha explicado en referencia a la corriente de una determinada euforia que se vive con respecto al español, en especial en el ámbito político regional. A continuación, Rosalía Lloret ha comentado que el español es el segundo idioma más estudiado en el mundo después del inglés y que, sin embargo, en el ámbito de Internet aún queda mucho por hacer: “somos 140 millones de hispanohablantes conectados frente a los más de 500 internautas angloparlantes”. Por último, Juan José Durán ha hecho alusión a la importancia de la presencia de las empresas multinacionales extranjeras en España, esas filiales españolas que coordinan sus actividades en español y que saltan al extranjero difundiendo el idioma; además, “cada vez es más común ver cómo empleados y directivos de cierto nivel de estas empresas vienen a formarse a España y en español”.

El idioma tiene un impacto económico directo en las actividades en las que la lengua es materia prima básica, como las industrias culturales, el sector de la enseñanza o actividades basadas en la creación de redes de comunicación, como las telecomunicaciones. El peso económico del español es aproximadamente un 16% del PIB, según las conclusiones más destacadas del estudio “El valor económico del español: una empresa multinacional” impulsado por Fundación Telefónica. Asimismo, el español es fundamental en actividades empresariales. España es el segundo inversor mundial en América Latina detrás de Estados Unidos, debido entre otros factores al vínculo lingüístico y cultural. El idioma español es uno de los principales polos de atracción de personal cualificado extranjero y es un ámbito en el que aún queda un amplio margen de actuación. Además, España ofrece una altísima calidad de vida, un atractivo régimen fiscal para impatriados y escuelas de negocio de prestigio internacional, entre otras ventajas competitivas.

Invest in Spain es la Sociedad para la Promoción y Atracción de las Inversiones Exteriores, perteneciente a la Secretaría de Estado de Comercio del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio. Su misión es promover, atraer y fomentar la inversión extranjera en España, constituyéndose como referencia para los inversores extranjeros y como punto de encuentro de las instituciones que en el ámbito estatal, autonómico y local, se dedica a la promoción y atracción de inversiones. INVEST IN SPAIN tiene entre sus objetivos posicionar a España como un país atractivo para altos directivos y emprendedores extranjeros, capaces de liderar proyectos creadores de empleo y riqueza. La disponibilidad de talento mejora la competitividad de un país y aumenta la tasa de actividad emprendedora.

Fundación Telefónica y “El valor económico del español”. Identificar, conceptualizar y cuantificar las ventajas que el uso del español procura a los países de habla hispana la lengua común es el triple objetivo que se propone el proyecto de investigación que Fundación Telefónica ha promovido bajo el título general de Valor económico del español: una empresa multinacional, vasto proyecto de investigación interdisciplinar que aspira también a crear opinión sobre la importancia y el carácter estratégico de ese importantísimo activo intangible. Iniciado en 2006 y codirigido por el profesor García Delgado, de la Universidad Complutense de Madrid, y los profesores José Antonio Alonso y Juan Carlos Jiménez, en él participan quince estudiosos de varias Universidades españolas, contando también con la colaboración de destacados expertos de Universidades de Estados Unidos, de México y de Colombia.