Las empresas innovadoras crecen mucho y rápido en Internet, aunque aún no han alcanzado un modelo de negocio sostenible

El tercer encuentro del ciclo "Internet y las nuevas tecnologías crean nuevas profesiones" de Fundación Telefónica ha girado en torno a la animación 3D

De izda. a dcha.: El director del Área de Debate y Conocimiento, José de la Peña; los empresarios y expertos en animación flash y 3D,  Albert Garcia Pujadas y Víctor González; y el vicepresidente ejecutivo de Fundación Telefónica, Javier Nadal.

De izda. a dcha.: El director del Área de Debate y Conocimiento, José de la Peña; los empresarios y expertos en animación flash y 3D, Albert Garcia Pujadas y Víctor González; y el vicepresidente ejecutivo de Fundación Telefónica, Javier Nadal.




  • Según los expertos, en España es difícil encontrar empresas de tecnología software, ya que requiere tiempos de maduración de cuatro o cinco años y no existe aún formación reglada o académica
  • Los factores que determinan el éxito de una empresa de animación y simulación son la pasión, la perseverancia, la emoción y el espíritu innovador
  • En este sentido, los expertos apuntan que la animación 3D es una mezcla de afición, tecnología y aprendizaje
  • Next Limit Technologies es una empresa española de simulación y animación 3D que trabaja habitualmente para Dreamworks, Disney y Pixar y que ha recibido el Oscar a los Mejores Efectos Especiales en 2008 por El curioso caso de Benjamin Button
  • Nikodemo.tv, canal on line de animación flash de Nikodemo, que acaba de cerrar por falta de financiación para continuar con sus actividades, llegó a tener paradójicamente 200.000 usuarios al mes
  • Se siguió en directo en nuestra página web y se pudo participar también on line con preguntas a través de Twitter con el hashtag #ftanimacion (@fundacionTelf)

Madrid, 2 de junio de 2010.- Las empresas innovadoras crecen mucho y rápido en Internet, aunque aún no han alcanzado un modelo de negocio sostenible, según los expertos convocados por Fundación Telefónica al tercer encuentro del ciclo “Internet y las nuevas tecnologías crean nuevas profesiones”, dedicado al desarrollador y animador 3D.

La animación tridimensional es una técnica destinada a la creación de imágenes en movimiento mediante el uso de ordenadores. Para ello, el animador se vale de software de diseño para modelar, dar volumen y, en definitiva, dotar de verosimilitud física estas imágenes. El desarrollador de animación tridimensional por ordenador ha de poseer unas cualidades especiales: no sólo debe tener el mismo talento y la creatividad de un dibujante tradicional, sino un notable conocimiento de programas de animación por ordenador, como Maya, 3D Studio Max, Lightwave 3D, etc, además de una gran capacidad de innovación y adaptación.

Los dos profesionales que han intervenido en esta ocasión son el director general de Next Limit y cocreador del software Real Flow, Víctor González, galardonado junto a su socio Ignacio Vargas con el Oscar a los Mejores Efectos Especiales de 2008 por simular fluidos en forma digital, y el empresario de animación flash, Albert Garcia Pujadas. Según ambos expertos, en España es difícil encontrar empresas de tecnología software, ya que requiere tiempos de maduración de cuatro o cinco años y no existe aún formación reglada.

En un mundo donde predomina lo visual, para Víctor González, los conceptos claves de la animación en tres dimensiones residen en la ilusión por crear cosas y los intereses comunes: la informática, los efectos especiales, el cine, la programación, etc. “La sociedad pide que todo sea visual e intuitivo, que todo se pueda tocar”, ha afirmado.

Según González, los factores que determinan el éxito de una empresa de animación y simulación son la pasión, la emoción y el espíritu innovador. Sus referentes, Richard Friedman, Albert Einstein y Steve Jobs, para llegar a sus descubrimientos partieron de su imaginación: “ellos imaginaban antes las ideas y luego las hacían realidad”. Para montar su empresa, los fundadores de Next Limit utilizaron al principio los ordenadores que tenían en sus domicilios, con los que realizaron la primera simulación hace doce años. Fue la perseverancia la que les condujo a su ventajosa situación actual: de hecho, para Víctor González “España está llena de gente que fracasó cuando estaba a punto de conseguirlo” y recomienda paciencia, ya que se crean necesidades crecientes: “es la propia tecnología la que tira del carro y llega ese punto en el que los clientes piden más”.

También se van creando varias especializaciones: por un lado está la empresa que crea la tecnología y por otro las empresas que la aprenden a usar y las aplican. En ese sentido, González ha establecido un paralelismo metafórico con la aeronáutica: “Nosotros diseñamos el avión y hay gente que lo pilota y crea los conceptos”. De hecho, en Next Limit Technologies van hallando los expertos que se incorporan a su empresa de formas distintas y casuales, no a través del mundo académico.

La simulación de fluidos (sobre todo agua y sangre) y de efectos digitales empezó hace 25 años y constituye uno de los efectos más demandados: 300 (2007), la trilogía de El señor de los anillos (Lord of the Rings) o El curioso caso de Benjamin Button (The Curious Case of Benjamin Button, 2008) han aplicado los efectos especiales de Next Limit, que se usaron con profusión en la película Poseidon (Poseidon, 2006), de Wolfgang Petersen.  Otros ejemplos son efectos como los tsunamis o los efectos artísticos para televisión, demandados por las grandes productoras norteamericanas: Dreamworks, Disney y Pixar, entre otros grandes estudios, son clientes de Next Limit, empresa creada hace once años. Así, para González “la palabra exportar nos parece extraña, ya que la exportación es para nosotros algo natural: no es que vayamos fuera, sino que estamos fuera”. Su labor fue reconocida con el Oscar a los Mejores Efectos Especiales por El curioso caso de Benjamin Button: “un premio no garantiza que la tecnología se siga vendiendo, porque se queda obsoleta enseguida”, ha afirmado, “por lo que buscamos gente que tenga capacidad de innovar, que aprende muy rápido y que no ha asistido necesariamente a demasiadas clases”.

Además, la simulación puede aplicarse en otros ámbitos que no pertenecen al del ocio y el espectáculo: la simulación de luz sirve para que arquitectos y diseñadores comprueben antes el resultado de un determinado producto. Por su parte, la simulación de fluidos puede ayudar a sectores como el de la ingeniería, ya que permite simular las corrientes de aire que se generan alrededor de un coche o de un avión, el comportamiento del aire alrededor de un sistema, etc. En cuanto al grado de precisión y verosimilitud de la simulación, Víctor González ha señalado que hay herramientas de simulación orientadas a la precisión científica, como el túnel de viento virtual, ya que “hay una línea de simulación puramente visual, donde importa el realismo, y otra línea más cercana a la ingeniería, donde el resultado viene avalado por unos datos numéricos”.

La supervivencia de las empresas de animación en la Red
Albert Garcia Pujadas comentó su experiencia con el personaje Cálico, creado y animado mediante tecnología flash por su empresa Nikodemo, recientemente extinta por falta de financiación. “Fuimos innovadores en plena era pre-Youtube con un wizard o muñeco animado por flash para una web de comercio electrónico”. De hecho, Nikodemo ha sido la primera empresa en todo el mundo en crear un largometraje de noventa minutos en flash.

Según Albert Garcia, Nikodemo basó su desarrollo en la unión de cuatro conceptos de productos y servicios que habitualmente se gestionan por separado: la multiplataforma, la animación audiovisual, el comercio electrónico y la publicidad. También definió a sus públicos objetivos: consumidores y usuarios, anunciantes e industria publicitaria y los agregadores de contenidos. Por último, Nikodemo trazó su esquema de modelo de negocio: las marcas, las empresas de entretenimiento (animación, web y multiplataforma y contenidos de humor irreverente), las comunidades (creación y desarrollo de vínculos emocionales) y “monetizar” o hacer dinero.

“Sin embargo, la fuerza de Calico han sido siempre sus seguidores”, ha comentado en referencia al desajuste que se ha producido entre la gran demanda de los usuarios y la falta de apoyo en la financiación. “Nuestros usuarios nos pidieron un producto personal y próximo, que les facilitara una gran capacidad de elegir, que les permitiera socializar e interactuar y que pudieran crear, en definitiva, una identidad audiovisual”, ha indicado Garcia, para el que “eres lo que ves y lo que compartes”. Sin ir más lejos, Nikodemo.tv consiguió hasta 200.000 usuarios únicos al mes. “Nos ha faltado la gasolina”, ha afirmado en referencia la cierre de su empresa.

Los productos de Nikodemo se diversificaron en cómic, muñecos de PVC, sorteos de consolas, comercio electrónico, aplicaciones de iPhone, series de podcast en vídeo, etc. Garcia tiene claro que los servicios de animación flash de Nikodemo, pese a plantear un modelo de negocio fiable, fracasaron en definitiva por no encontrar una financiación adecuada. Ahora Garcia, tras vender los activos de Nikodemo.tv, ha montado una plataforma de vídeos independientes con las mejores series creadas para Internet en el Web Series Festival, que ya tiene 221 episodios pilotos. En esa línea, Garcia concluyó que “si eres capaz de sobrevivir en la Red, conseguirás cualquier cosa que te propongas”, si bien “no se debe iniciar un proyecto si no se tiene la financiación necesaria”.