El Cubismo y sus entornos en las colecciones de Telefónica

Desde el 5 de febrero hasta el 25 de abril de 2010, el Musée d’Ixelles de Bruselas expone una de las más importantes colecciones de pintura cubista. Esta es la primera vez que la exposición El Cubismo y sus entornos en las colecciones de Telefónica se expone fuera de España y de Latino América

César Alierta, durante su intervención en la inauguración de la exposición sobre el cubismo en Bruselas.

César Alierta, durante su intervención en la inauguración de la exposición sobre el cubismo en Bruselas.




Madrid (España) y Bruselas (Bélgica), 4 de febrero de 2010.- Las obras incluidas en esta exposición amplían de un modo radical el canon del arte cubista, tradicionalmente considerado como un movimiento de raíces predominantemente españolas y francesas. La colección muestra la obra de pintores cubistas menos conocidos, aunque igualmente competentes, que proceden de países tan diversos como Uruguay, Argentina, Polonia y Rusia, con el fin de volver a contextualizar los cuadros de cubistas tan famosos como Juan Gris o Pablo Picasso. De esta manera se enfatizan el alcance y la notoriedad internacionales del movimiento cubista.

La colección surgió de la iniciativa de Telefónica, empresa líder a escala internacional en el sector de las telecomunicaciones, de embarcarse en una política de coleccionismo de arte que le ha llevado a adquirir diversas obras de excepcional valor, creadas por Pablo Picasso, Juan Gris, Luis Fernández, Eduardo Chillida y Antoni Tàpies. Telefónica se propuso recuperar el trabajo de artistas españoles que gozaron de un enorme reconocimiento internacional en el siglo XX, pero que, por razones históricas, tuvieron una representación escasa en España.

Son varios los factores que han convertido la colección de arte de Telefónica en un referente del patrocinio cultural corporativo, incluso en el ámbito internacional: los criterios de selección aplicados y la calidad de sus cuadros, su capacidad para remediar las carencias de las colecciones españolas, en especial en lo relacionado con el arte moderno y contemporáneo, y, lo que es más importante, los millones de visitantes que han podido admirar estas obras en las diferentes exposiciones realizadas.

Telefónica y su fundación se encuentran entre los principales patrocinadores de arte de España, destinando anualmente un presupuesto que supera los 114 millones de euros a programas culturales y sociales en Europa y Latino América. A través de su filial de Londres, Telefónica Europe, pretenden ahora extender su apoyo a las artes más allá del mundo hispánico.