Los principales agentes judiciales consideran las TIC imprescindibles para la modernización de la justicia española y una mejora en el servicio al ciudadano

La nueva oficina judicial y el expediente electrónico implicarán un nuevo modelo organizativo, más ágil y eficiente, de la Administración Judicial en España y abrirán el camino a la Justicia en Red basado en el procesamiento digital, el almacenamiento, la transmisión y el uso compartido de la información

De izda. a dcha.: el secretario general y del Consejo de Administración de Telefónica, Ramiro Sánchez de León; el director del Observatorio de la Justicia de la Fundación Wolters Kluwer y coordinador del volumen, Enrique López; el vicepresidente del CGPJ, Fernando de la Rosa; el secretario de Estado de Justicia, Juan Carlos Campo; y el vicepresidente ejecutivo de Fundación Telefónica, Javier Nadal.

De izda. a dcha.: el secretario general y del Consejo de Administración de Telefónica, Ramiro Sánchez de León; el director del Observatorio de la Justicia de la Fundación Wolters Kluwer y coordinador del volumen, Enrique López; el vicepresidente del CGPJ, Fernando de la Rosa; el secretario de Estado de Justicia, Juan Carlos Campo; y el vicepresidente ejecutivo de Fundación Telefónica, Javier Nadal.




  • La Justicia, un sector intensivo en información, es el campo idóneo para el uso de las Tecnologías de la Información y de la Comunicación (TIC), que servirán para alcanzar un modelo de Justicia en Red ágil, seguro e interoperable, que mejore los tiempos de ejecución
  • Según el informe, con el concepto de “oficina sin papeles” se podría recuperar más de una cuarta parte del espacio disponible y reutilizarlo para nuevas necesidades, reduciendo un 87% el tiempo de consulta de los expedientes

Madrid, 23 de noviembre de 2009.- La digitalización, la firma electrónica y el acceso a las redes de banda ancha son algunos de los principales retos a los que se va a enfrentar en un futuro inmediato la Administración de Justicia española, según el informe impulsado por Fundación Telefónica Las TIC en la Justicia del futuro y publicado en la Colección Fundación Telefónica/Ariel.

El informe, que indica que la nueva oficina judicial y el expendiente digital abrirán el camino hacia un modelo de justicia en red y a su mejora administrativa, ha sido realizado con la colaboración del Observatorio de la Justicia de la Fundación Wolters Kluwer y se centra en los necesarios cambios técnicos, organizativos y administrativos encaminados hacia un modelo en Red de la Administración de Justicia. El informe responde a una demanda ciudadana, ya que el Primer Barómetro del Observatorio de la Actividad de la Justicia elaborado en 2009 por la Fundación Wolters Kluwer refleja que el 85% de los encuestados considera la mejora de los medios técnicos como requisito indispensable para aumentar la eficacia del servicio.

La implantación de las TIC ofrece una gran oportunidad para el desarrollo de una Justicia más accesible, próxima y transparente, que ofrezca nuevos canales de acceso a la información. Por otro lado, mejora la relación con los ciudadanos prestando un servicio de mayor calidad capaz de garantizar con rapidez y eficacia los derechos legalmente reconocidos.

 

Por una Justicia de mayor calidad y calidez

El vicepresidente ejecutivo de Fundación Telefónica, Javier Nadal, ha definido el esfuerzo realizado con el estudio, que recoge de forma pionera las buenas prácticas de aquellos sistemas tecnológicos que ya se han utilizado con éxito, como necesario para “que la cultura de los agentes que tienen que intervenir en la modernización de la Justicia española sea la adecuada”, en un proceso que ha definido de “fertilización cruzada entre las TIC y la Justicia”.

Enrique López, director del Observatorio de la Justicia de la Fundación Wolters Kluwer y coordinador del volumen se ha referido al “inevitable e ineludible proceso de modernización que tiene que atravesar la Justicia española” y, en ese sentido, “las TIC se comportan como un elemento de ayuda para el cambio y para robustecer la relación de la Justicia con los ciudadanos”. Ha añadido que “hay que dotar al Poder Judicial de las condiciones óptimas para que pueda ejercer sus funciones”. Se hace necesaria una Justicia de mayor “calidad y calidez”.

Para López, en la situación actual, “no se puede modernizar ni tecnificar el caos”, aunque también ha reconocido que “gran parte de los retos que este libro plantea afortunadamente se están desarrollando de forma eficaz por los agentes públicos”. “Es necesario un plan estratégico de todas las organizaciones” y “hay que ir implantando las TIC paulatinamente donde lo vaya requiriendo el sistema de la oficina judicial”. Ha resaltado que es importante el “cambio cultural de jueces y del colectivo profesional de la justicia”.

 

Hacia un uso cotidiano de las TIC en la Justicia española

Por su parte, Fernando de la Rosa, vicepresidente del CGPJ, ha definido el libro como “una radiografía fiable, veraz y objetiva del estado en que se encuentra la implantación de las TIC en la Administración de Justicia”, ya que las tecnologías “aún no son de uso cotidiano en la Justicia española”; en este sentido, el CGPJ ha puesto en marcha “un plan de modernización de la Justicia cuyos objetivos son la organización y capacidad instrumental adecuada de los jueces, la rápida disponibilidad de información para jueces y magistrados mediante el expediente electrónico y la interoperabilidad que permita compartir información entre el Ministerio de Justicia, el CGPJ y las Comunidades Autónomas”. En concreto, se refirió al proyecto del Esquema Judicial de Interoperabilidad y Seguridad.

El secretario de Estado de Justicia, Juan Carlos Campo, ha señalado que la publicación del estudio debe conducir “a la inaplazable acción de modernización en la que estamos todos implicados”, ya que “la Justicia española se sigue percibiendo como lenta y deficiente por el ciudadano” y estamos viviendo un momento trascendental “para que la Justicia española se convierta en uno de esos servicios de vanguardia”.

Lo cierto es que para Campo, “gran parte de los expedientes siguen yendo por los pasillos de la Administración de Justicia en los carritos de la compra” a diferencia de lo que ocurre en otros sectores públicos. Por lo tanto, para Campo, el triple objetivo del futuro de la Justicia descansa en “la accesibilidad, la interoperabilidad y la expansión” y puso como ejemplo el sistema de intercambio telemático Lexnet.