El Día del Voluntario Telefónica moviliza a 1.000 empleados en São Paulo

El Día del Voluntario Telefónica, celebrado simultáneamente en cinco ciudades brasileñas y en 14 países en los que opera el Grupo Telefónica, contó con la participación de un total de 6.000 personas

El Día del Voluntario Telefónica, celebrado simultáneamente en cinco ciudades brasileñas y en 14 países en los que opera el Grupo Telefónica, contó con la participación de un total de 6.000 personas




São Paulo, 2 de octubre de 2009.- El Día del Voluntario Telefónica, celebrado simultáneamente en cinco ciudades brasileñas (São Paulo, Campinas, Porto Alegre, Ribeirão Preto y Rio de Janeiro) y en 14 países en los que opera el Grupo Telefónica (Brasil, México, Argentina, Ecuador, Nicaragua, Perú, Chile, Colombia, Guatemala, Venezuela, Panamá, El Salvador, Uruguay y España), contó con la participación de un total de 6.000 personas.

Unos 1.000 empleados del Grupo Telefónica se concentraron hoy, día 1 de octubre, en Grajaú (al sur de São Paulo) para tomar parte en la remodelación estructural de la sede de Lar Altair Martins, centro de atención diurna que acoge a 100 niños con edades comprendidas entre 2 y 5 años. Ésta es la cuarta edición consecutiva de esta iniciativa, conocida como Día del Voluntario Telefónica, que Fundación Telefónica organiza cada año.

Los empleados se distribuyeron las distintas actividades -pintado de paredes y muros, creación de graffitis ornamentales, jardinería y construcción de una calzada y de un campo de fútbol. Se reemplazaron todas las instalaciones del parque infantil y prácticamente se reconstruyó una vivienda abandonada que a partir de ahora se destinará a zona de reunión para jóvenes. Parte de los voluntarios dedicó la jornada a actividades recreativas con los niños del centro. En todo momento se respiró un clima de alegría y motivación que en nada se vio afectado por la dureza del trabajo realizado.

Para el presidente de Fundación Telefónica, Sérgio Mindlin, que aportó su granito de arena pintando las vallas del centro, este evento es una clara demostración del potencial del voluntariado. En su opinión, “se trata de un acto con un marcado efecto transformador, tanto para la entidad, que será percibida por la comunidad como un elemento importante, como para los empleados, que han vivido una experiencia gratificante que va mucho más allá de su trabajo diario”.