Centro Fundación Telefónica y El Mali presentan la exposición “Tener Lugar [Experiencia, Acontecimiento, Posibilidad]”

Muestra presenta cerca de 30 obras de arte contemporáneo peruano posteriores a 1995, muchas de ellas parte de la colección de arte contemporáneo del Museo de Arte de Lima (MALI).




El Centro Fundación Telefónica y el Museo de Arte de Lima presentan “Tener Lugar [Experiencia, acontecimiento, posibilidad]”, exposición que reúne alrededor de 30 obras de arte contemporáneo peruano producidas desde mediados de los años 90. El proyecto intenta mostrar la experiencia estética en tanto acontecimiento, es decir, como un suceso que tiene lugar en nosotros. La muestra ha sido curada por los jóvenes investigadores Sharon Lerner y Miguel López.

Esta exposición es una suma de preguntas sobre aquello que habitualmente consideramos “arte contemporáneo”, evidenciando cómo cada obra es una posibilidad infinita para acceder a nudos más complejos y conflictivos de nuestra realidad cotidiana. A través de dibujos, fotografías, instalaciones, videos, objetos, carteles y textos, el público podrá aproximarse a una serie de interrogantes y temas sobre las prácticas artísticas recientes, así como tener una experiencia interesante y divertida en el espacio de exhibición del Centro Fundación Telefónica.

“Tener lugar [Experiencia, acontecimiento, posibilidad]” propone un recorrido por distintas maneras de operar en el arte contemporáneo y parte de las siguientes interrogantes: ¿Se puede definir la producción artística reciente? ¿Cómo aproximarse al variado campo de formas y significados que ofrece la creación más actual? ¿Qué juicios deben ser puestos en juego para entender estas obras?

Acercarse a la producción artística peruana reciente presenta distintas dificultades en términos didácticos, lo que propone la muestra es fomentar el encuentro con obras que en su particularidad y diferencia abran puertas para repensar conceptos como “lo cotidiano”, “la identidad”, “el cuerpo”, “el espacio”, “la representación” o incluso “el lenguaje”.

En estricto, la exposición plantea tres líneas de especulación crítica a partir de las cuales se puede entender el conjunto de obras: el cuerpo, el espacio y el arte en sí mismo. El cuerpo entendido como un soporte político que señala condiciones culturales y sociales ambivalentes. El espacio en tanto posibilidad de pensar el lugar desde donde es enunciado y recibido cada discurso. Y el arte en su capacidad de observarse crítica e irónicamente, cuestionando aquí sus condiciones de producción, su marco histórico o la relación con sus espectadores. Estos tres ejes pueden ser entendidos como núcleos abiertos y móviles; así, muchas de las piezas exhibidas se encuentran en diálogo con más de una línea, pudiendo desplazarse imaginariamente de un espacio a otro y ofreciendo la posibilidad de reconfigurar su lectura con cada movimiento.

Las obras no intentan enseñar contenidos específicos en relación con el arte contemporáneo sino poner en duda lo que el espectador aparentemente sabe, asumiendo el espacio del arte como una forma radicalmente distinta de conocer. La exposición promoverá la posibilidad de múltiples lecturas e interpretaciones al programar visitas guiadas por los artistas. Ellos compartirán sus particulares certezas e inquietudes, haciendo evidente que no existe una sola forma de entender el arte contemporáneo. Adicionalmente los curadores programarán conversatorios en el mes de julio.