Fundación Telefónica presenta un estudio que analiza el periodismo en la era de Internet

El estudio destaca que los medios digitales dan mucha importancia a los temas políticos, a los sucesos y a la información de sociedad.




El informe, fruto de un estudio de investigación de la Universidad Carlos III de Madrid coordinado por la catedrática de Periodismo de esta universidad, María Pilar Diezhandino, analiza las diferencias en cuanto a contenido y tratamiento de la información entre 22 medios escritos y sus versiones digitales, entre las que destaca el progresivo abandono de las fuentes propias, directas, justificadas y ajustadas al tema que existe en las diferentes versiones on line.

Si hasta el 35 por ciento de la cobertura informativa en general carece de fuentes, este problema se acentúa especialmente en los medios digitales, que en ningún caso suelen citar las fuentes, ya que la inmensa mayoría de los medios digitales analizados trabaja sin fuentes propias.

Según se desprende de las conclusiones del estudio, al menos hasta ahora muchos de los profesionales de la información que trabajan en los medios digitales suelen actuar como meros “clasificadores” del abundante caudal informativo que les llega de las agencias externas, marcadas por instituciones procedentes del ámbito social, político y financiero. Corren el peligro, por lo tanto, de convertirse únicamente en amplificadores digitales de los mensajes de empresas e instituciones. Todo ello nos acerca a la idea de que existe un exceso de institucionalización de la información.

En el libro se deja también constancia de cómo los medios digitales carecen de la capacidad de disponer de agenda temática propia. En este sentido el concepto de actualidad noticiosa queda definitivamente en manos de los productores de noticias, agentes que trabajan activamente para situar sus intereses en los mejores espacios mediáticos.

Las agencias constituyen desde esta perspectiva “el último islote de una vieja estirpe”. Por otra parte, la independencia económica ha ofrecido resultados opuestos a los que podía y debía esperarse de ella: el abandono de la independencia y del trabajo con fuentes propias.