Colecciones Artísticas

Descubre nuestras Colecciones Artísticas y Tecnológicas, cientos de obras de diversos periodos y formatos: pintura, escultura, fotografía... Y una nueva y revolucionaria manera de acceder a ellas, mediante el Kaleidoscopio.

Buscador


Inicios de la colección


En sus inicios, la Colección de Arte de Telefónica surge como respuesta al deseo de la Compañía.

Fotografía contemporánea


La Colección de Fotografía Contemporánea de Telefónica comienza a gestarse en el año 2002.

Cubismo


Constituida en torno a la contextualización de la obra de Juan Gris.

Obra en papel: TELOS


La Colección Telos nace en el año 85.

Pintura: Figuración Renovadora


Con el compromiso constante de contribuir al conocimiento y desarrollo de nuestra cultura.

CHILLIDA, Eduardo > Dibujo (manos)


Fecha:
1986

Técnica y soporte:
Tinta sobre papel

Medidas:
21 x 28 cm

Lugar y fechas del autor :
San Sebastián, 10/01/1924 -- San Sebastián, 19/08/2002


Descripción

La Colección de Arte de Fundación Telefónica tiene en su haber cinco dibujos y un collage pertenecientes a la serie de manos realizados por Eduardo Chillida para la Compañía Telefónica en 1986. Como en toda la obra gráfica del artista, el tratamiento que otorga a estas manos es fundamentalmente escultórico. Lo que parece interesarle sobre todo es su relación con el movimiento y con cuestiones espaciales. Evidentemente, los estudios de manos han sido una constante a lo largo de toda la historia del arte, aunque realizados sobre todo a modo de esbozos o estudios preliminares, como en Durero o Miguel Ángel. Sin embargo, en la obra de Eduardo Chillida, las manos parecen constituir un tema en sí mismas. Manos concebidas como volúmenes, como formas, que aparecen aisladas, como si no perteneciesen a un cuerpo concreto. En ocasiones, la propia unidad-mano se fragmenta, se descompone, en un ejercicio del escultor dirigido a explorar las particularidades del espacio que circunda al ser. Para Chillida la mano está relacionada con la articulación del espacio, con el movimiento, con la idea de pliegue que tanto interesaba al escultor y que en ocasiones relacionó con las olas que contemplaba de niño en el cantábrico. Y es que en sus estudios de manos, otorga prioridad a los pliegues, a la superficie de la piel que se articula, se abre y se cierra. El dibujo vuelve a ser de trazo simple, claro, aunque a través del pliegue se aparta ligeramente del esquematismo que predomina tanto en su obra gráfica como en su obra escultórica.