Carta (tardía) a los Reyes Magos

Así fue mi carta de deseos para el 2016. ¿Cómo fue la tuya?

reyes-magos



Queridos reyes magos Melchor, Gaspar y Baltasar:

No os escribí antes por varios motivos. Entre ellos, que necesitaba unos días de descanso y pensar qué era lo que le iba a pedir al 2016. Y la verdad, para ser solo una cosa, me costó mucho decidirme y ya se me pasó el plazo para poder enviaros la carta.

Pero no pasa nada, vosotros sois magos, ¿no? Entonces lo entenderéis y cumpliréis mi deseo con carácter retroactivo. Pues bien, ahí va mi petición… ¡QUIERO SER FELIZ! Pues sí, así de simple, aparentemente, claro. Ser feliz implica por ejemplo, levantarme todas las mañanas y salir de casa para ir a trabajar. Sí, ¡a trabajar!, porque no sé si sabéis una cosa, bueno seguro que sí porque sois magos, y es que el año pasado hice un curso como Instalador de Fibra Óptica, y he aprendido tanto y he sido tan aplicado, que mi recompensa sería tener un trabajo relacionado con esto.
Sé que la situación de ahora en mi país no es muy buena, pero a quién mejor que confiar este deseo que a tres magos que hacen magia y que llevan la ilusión a miles de personas. Porque, desde siempre, mi padre me decía: ¡Hijo, la ilusión es lo último que se pierde!
Y en ello estoy, que aún no la he perdido y me sigo esforzando todos los días por conseguir aquello que me gusta. Hombre, tampoco nos vamos a engañar, siempre hay aspectos colaterales que te van frenando un poco en tu caminar, pero sí os voy a decir una cosa: una de mis cualidades, que tenía escondidas y que he recuperado en el curso, son la persistencia y la tenacidad.

Ya sé que somos muchas las personas que os hacemos esta petición, pero también es verdad que la unión hace la fuerza, y seguro que este año 2016 vamos a ser mucho más fuertes y vamos a conseguir nuestros deseos.
Si, ya lo sé, también tenemos que poner de nuestra parte. En eso lleváis razón, no lo puedo negar. Es verdad, nos tenemos que esforzar un poquito más cada día. Pero si nos facilitáis un poco el camino todo será más fácil.

Os hago una propuesta: vosotros me ayudáis a construir ese camino y yo me esfuerzo cada día para alcanzar mi ilusión: encontrar un trabajo como instalador de Fibra óptica. De esa manera, con mis conocimientos, podré ayudar a muchas familias a estar conectadas entre sí de una forma más rápida y eficaz. Además, prometo enviaros la carta a tiempo para el próximo año.
Porque una cosa es verdad: la ilusión de poder comunicarme con vosotros, nunca la voy a perder. Y si es a través de fibra óptica, mejor. Más rápido será.
Muchas gracias por leer mi carta, aunque haya sido un poco tarde.
Hasta el año que viene, Melchor, Gaspar y Baltasar.


Un saludo de un amigo que no os olvida.